martes, agosto 15, 2017

43 razones

43 Días | | 1. Porque a tres años, 43 jóvenes aspirantes a profesores siguen desaparecidos | ¡Comparte estas 43 razones!


domingo, agosto 13, 2017

Reconoce Naciones Unidas los 23 años de labor del centro de derechos Tlachinollan

Es un trabajo de muy alto nivel en la defensa de los derechos humanos, señala
Abel Barrera, presidente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, elogió la labor de los padres de los 43 normalistas desaparecidosFoto Sergio Ocampo
Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 13 de agosto de 2017, p. 14
Tlapa de Comonfort, Gro.
Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, hizo un reconocimiento a la labor realizada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan durante los 23 años de labor que hoy se conmemoraron en esta ciudad, el corazón de la Montaña Alta de Guerrero.
El representante de la ONU asistió como invitado especial a la presentación del informe del organismo no gubernamental: Guerrero: Mar de luchas, montaña de ilusiones.
El de Tlachinollan, dijo, es un trabajo de muy alto nivel, muy profesional en la defensa de los derechos humanos, como lo testimonian los informes. El de ahora lo veremos con mucho interés, porque es más ambicioso y más innovador quizá que los precedentes.
Eso significa que todavía los temas de violencia e impunidad están presentes. Desde los años 90 no se resuelven, permanecen con nosotros y ahora algunos, como son el ataque a las tierras y el territorio (en referencia a la lucha de San Miguel del Progreso, municipio de Malinaltepec, contra las empresas mineras), son más dramáticos.
Sostuvo que la labor de Tlachinollan es importante, porque se dedica a muchas áreas relevantes de los derechos humanos, como es el caso emblemático de los 43 (estudiantes desaparecidos de la normal de Ayotzinapa), pasando por los temas de impunidad y violencia, hasta los derechos económicos y sociales, como es la garantía a la consulta, al agua, a la alimentación y a una vivienda digna.
Insistió en que lo importante es que se está creando una tradición de un trabajo comprometido y profesional que es reconocido a escala nacional e internacional, porque incluso esta labor de Tlachinollan ya ha sido premiada mundialmente varias veces. Les deseamos mucho apoyo y quiero reiterar nuestro apoyo y admiración.
Miguel Nieva, consultor forense internacional y parte del Equipo Argentino de Antropologías Forense, expresó: Sólo tengo palabras de agradecimiento para los compañeros de Tlachinollan y las organizaciones que trabajaron en esto, pero en especial para los papás (de los 43 desaparecidos), que sin la confianza de ellos no se hubiera podido sacar este trabajo. Su confianza fue fundamental para realizar nuestra labor.
Bernabé Abraham Gaspar, en nombre de los padres de los 43 estudiantes, pidió a los asistentes que se unan a la lucha por la presentación de sus hijos. A tres años de su desaparición, el gobierno no ha dado una solución satisfactoria. Por eso del 15 al 26 de septiembre llevaremos una jornada nacional de lucha por los miles de desaparecidos en el país.
Desaparecen a los maestros
Abel Barrera Hernández, presidente de Tlachinollan, se refirió al caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. No llegan los maestros porque los desaparece el gobierno. Porque los ejecuta el gobierno en la Autopista del Sol, porque son los hijos de la lumbre y del fuego; somos rayo, maíz, cultura y resistencia. Somos dignidad y el orgullo de un país pisoteado por la sangre de jóvenes que quisieron germinar como la milpa.
Ustedes, dijo Barrera Hernández a los familiares de los 43 desaparecidos, que han soñado con sus hijos maestros, sin pretenderlo, son ahora los maestros de los derechos humanos. En su clamor de justicia ahora está la gran trinchera de México de pelea por los derechos humanos, así con el emblema de sus hijos en el pecho, encarando el poder, desde (Enrique) Peña Nieto hasta el procurador, y allá en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Son ustedes, recalcó, los que abrieron ese camino para que la asistencia jurídica llegue a México y sea luz para poder iluminar esta sombra, donde gobierna el Estado, con verdades solamente para decir que existe muerte, que existe silencio, penumbra, la nada, que domina el caos y que gobierna la delincuencia.
Al acto asistieron representantes de Amnistía Internacional y de organizaciones no gubernamentales y sociales, quienes al término del evento llevaron a cabo una marcha que culminó en el zócalo de Tlapa.

sábado, agosto 12, 2017

Congresista de EU se reunió con padres de los 43


Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de agosto de 2017, p. 9
El congresista estadunidense Alan Lowenthal realizó una vista a México del 7 al 9 de agosto, durante la cual se reunió con familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014 y habló con diversos activistas sobre la crisis de derechos humanos que atraviesa el país.
La visita de Lowenthal fue una importante muestra de solidaridad con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos y otras víctimas de violaciones a los derechos humanos, y de su compromiso para seguir apoyando su lucha de justicia, resaltó Maureen Meyer, coordinadora del Programa para México de la Oficina de Washington para América Latina (Wola, por sus siglas en inglés).
Durante el encuentro con el legislador demócrata por el estado de California, las familias de los estudiantes agradecieron su visita y expresaron la esperanza de que ese apoyo les ayude a encontrar la verdad sobre sus hijos.
Por su parte, Lowenthal subrayó que fue una experiencia aleccionadora y conmovedora para mí. El dolor y la angustia que estas familias han soportado es simplemente inimaginable. Me llenó de humildad ver la fortaleza que han demostrado a lo largo de esta tragedia y me asombró su perseverancia para saber qué ocurrió a sus hijos y su determinación para que nunca sean olvidados.
Desde la desaparición de los estudiantes, destacó Wola en un comunicado, el legislador ha estado pendiente del caso.
Lowenthal también se reunió con la embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson, así como con activistas y expertos en derechos humanos.

El Centro Tlachinollan documenta casos de violencia e impunidad en Guerrero

Informe anual de 500 páginas sobre desapariciones, desplazamientos y agresiones
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de agosto de 2017, p. 9
Guerrero es uno de los estados con mayores índices de violencia e impunidad, y uno de los capítulos recientes que mejor lo demuestra es la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como diversas agresiones sufridas por luchadores sociales, periodistas y habitantes de comunidades que luchan contra la imposición de megaproyectos.
Así lo indica el informe Guerrero: mar de luchas, montaña de ilusiones, elaborado por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, que será presentado hoy en la ciudad de Tlapa y en el cual se detalla cuáles son algunos de los fenómenos más preocupantes ocurridos en la entidad sureña entre junio de 2016 y julio de 2017.
El documento, de más de 500 páginas y dividido en 13 capítulos, subraya en primer lugar que la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa continúa siendo un agravio no solucionado, en el cual el gobierno se aferra a la hipótesis de que los jóvenes fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula, pese a que diversos estudios científicos descartan esta posibilidad.
La resistencia a explorar otras líneas de investigación –como lo sugirió el Grupo de Expertos enviado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos–, la obstrucción permanente a la justicia e incluso el espionaje a los padres de las víctimas deja ver la existencia de un pacto siniestro de impunidad, trazado burdamente entre los altos mandos políticos y militares.
Respecto de la inseguridad en general, el estudio de Tlachinollan indica que Guerrero es la quinta entidad con mayor cantidad de homicidios dolosos cometidos en los primeros cinco meses de este año, con 955, de los cuales 340 ocurrieron en el municipio de Acapulco, 106 en Chilpancingo, 65 en Chilapa, 47 en Zihuatanejo y 39 en Coyuca de Benítez.
De hecho, en mayo pasado, Guerrero fue el estado más violento de México, al registrar 216 asesinatos intencionales, lo que significa un promedio de siete al día.
En otro renglón, el informe consigna que, de acuerdo con el Índice Global de Impunidad México 2016, Guerrero se ubica en el grupo cuatro de impunidad, considerada muy alta, y tiene una cifra negra de 95.8, superior a la nacional, que es de 92.8.
Estos datos indican que en el estado existe baja cultura de la denuncia y muy alta desconfianza a las instituciones de seguridad y justicia, ya que éstas cuentan con poco personal e infraestructura en el proceso de impartición de justicia.
Un dato revelador, puntualizó el informe, es que la entidad cuenta con 68 elementos en la Fiscalía, por cada 100 mil habitantes, ligeramente por debajo del promedio nacional, que son 76.
En lo que se refiere al desplazamiento forzoso, el estudio señala que éste ha crecido porque las autoridades estatales han dejado cruzar el umbral de la deshumanización de familias que, teniendo su casa, se quedan a esperar la muerte o se ven obligadas a huir como si fueran criminales o si tuvieran que pagar una ofensa causada a la comunidad.
Luego de manifestar que este desplazamiento es súbito e intempestivo, y causa trauma e incertidumbre, los autores del documento consideran que una de las causas de dicho fenómeno es la confrontación de los grupos del crimen organizado para controlar el territorio.
A propósito de los megaproyectos, el informe destaca que el gobierno federal ha otorgado al menos 44 concesiones a empresas mineras nacionales y extranjeras, sobre todo en las regiones de la Montaña y Costa Chica, sin respetar el derecho de los pueblos a una consulta previa, libre e informada, lo cual ha generado múltiples conflictos sociales.

viernes, julio 28, 2017

Ni la lluvia ni el viento detienen el movimiento


Vidulfo Rosales Sierra*
E
n el estacionamiento de la normal rural de Ayotzinapa se forman los autobuses. Padres de los 43 y estudiantes de la normal abordan. Van a recorrer 12 estados del país. Se cumplen 34 meses de que desaparecieron a los 43 estudiantes de esta escuela. Se acerca el tercer aniversario de aquel día fatídico, de aquella agresión abominable. El pasado 26 de junio se cumplieron mil días de la desaparición y el 26 de julio 34 meses. Días, meses, años y el tiempo sigue inexorable su curso, pero nada se sabe del paradero de los 43.
Un grupo de padres y madres de familia y estudiantes harán presencia en cada uno de los 12 estados, incluido Guerrero. Se realizarán marchas simultáneas a las cuatro de la tarde con un pronunciamiento central que leerán. No es la primera vez que en varias entidades marchan por la exigencia de presentación con vida de los normalistas, pero sí la primera vez que los padres, madres de familia y los estudiantes intentan ordenar la movilización y mostrar un grado mayor de organización. Para esto estuvieron trabajando meses atrás, en la Asamblea Nacional Popular (ANP) y en reuniones directas que realizaron con las organizaciones y colectivos de estos estados.
Poco a poco los contingentes empiezan a llegar a su destino. El grupo que va a Cuernavaca es el primero en arribar. Colectivos, comunidades y organizaciones ya los esperan. Con alegría y fraternidad los reciben y de inmediato se trasladan al zócalo de la ciudad para ofrecer una rueda de prensa.
La Unidad Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre en Puebla recibe con afecto a la delegación de Ayotzinapa. Aquí los compañeros aún recienten la muerte de Metztli Sarabia y ese día se complica la salud del dirigente Simitrio, quien se encuentra en prisión domiciliaria y tiene que ser hospitalizado. Eso no detiene los planes para la movilización.
En Oaxaca hay hermetismo y parece no haber gente para la marcha. Con preocupación la delegación de padres y madres de familia les avisan que los integrantes del Comité de Víctimas de Nochixtlán fueron atacados en la madrugada del 26 de julio.
A las cuatro de la tarde de manera simultánea inicia la marcha en 16 estados, en medio de lluvias torrenciales. Con las fotografías de los 43 estudiantes desaparecidos los contingentes avanzan. En San Luis Potosí la gente sale de sus casas a tomar fotografías y video a la marcha encabezada por los padres de familia.
El objetivo que los padres se trazaron se está cumpliendo con creces. Empieza a circular en las redes sociales como avanzan las marchas en 16 estados. Cuatro estados más de los programados salen a las calles. La lluvia no cesa. Los mítines inician y los padres y madres de los 43 toman el micrófono para explicar el motivo de la marcha y leer un pronunciamiento.
Las marchas simultáneas en 16 estados del país muestran con nitidez y contundencia la vigencia de la demanda de presentación con vida de los 43 y un grado mayor de organización producto de la constancia en la lucha que desde hace casi tres años mantienen los padres y madres de familia de los normalistas desaparecidos.
El pronunciamiento que leen en tribuna es demoledor: 1. Informan de los nulos avances en las investigaciones del caso y las mentiras del gobierno. Cómo concebir un estado de derecho donde no se sabe el paradero de 43 estudiantes. 2. Hacen un balance de las condiciones de nuestro país, la política económica implantada por este régimen sólo ha producido pobreza extrema, corrupción, una violencia que se desborda y que afecta a miles en este país, encarecimiento de la vida, salarios insultantes que ganan los funcionarios y políticos, encarcelamiento injusto, asesinato y persecución de luchadores sociales y periodistas, el despojo de los territorios a los pueblos indígenas y campesinos. 3. Hacen un breve balance del proceso organizativo. Las dificultades que las organizaciones sociales que luchan por un país mejor han tenido para articularse y erigirse en una oposición política, que genere un contrapeso real a la clase política que esquilma a los de abajo.
Por ello las madres y padres de los 43 en los mítines terminan haciendo un llamado a seguir impulsando la articulación de las luchas desde abajo y con independencia de los partidos políticos y que las jornadas de lucha del 15 al 26 de septiembre en el marco de los tres años de la desaparición de los 43 normalistas la hagan suya organizaciones sociales, sindicales, campesinas, estudiantiles y personas en lo individual y que salgamos a protestar exigiendo la resolución concreta de nuestros problemas, dando muestras de un grado mayor de unidad y organización que sirva de plataforma para seguir impulsando la unidad de las luchas.
*Abogado de los familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

jueves, julio 27, 2017

Familiares de los 43, firmes al exigir que los presenten vivos

Anuncian las jornadas de lucha Escucha mi voz
En el Hemiciclo a Juárez, los manifestantes exigieron la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos en IgualaFoto Roberto García Ortiz
César Arellano García y Sergio Ocampo Arista
Reportero y corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 27 de julio de 2017, p. 8
Familiares de los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014 advirtieron que seguirán firmes en su exigencia de la presentación con vida de sus hijos y señalaron que en agosto realizarán las jornadas de lucha Escucha mi voz 43 en varios estados del país.
A dos meses que se cumplan tres años de la desaparición de los normalistas y sin la presencia del vocero Felipe de la Cruz y del abogado Vidulfo Rosales, padres de los normalistas, estudiantes, organizaciones civiles y sindicales marcharon ayer del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez.
Como parte de la 34 acción global por Ayotzinapa se realizaron manifestaciones de manera simultánea en más de 15 entidades, entre ellas Oaxaca, Chiapas y Puebla, así como en varios países. De acuerdo con los organizadores, De la Cruz y Rosales no asistieron porque encabezaron marchas en San Luis Potosí.
En la Ciudad de México, Hermenegildo Ortega y Emiliano Navarrete señalaron que los padres de los normalistas seguirán impulsando las cuatro líneas de investigación que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, recomendó a las autoridades que agotaran: el Ejército Mexicano, Huitzuco, la telefonía celular y el tráfico de drogas de Iguala a Chicago como móvil del crimen.
Explicaron que el 23 o el 24 de agosto se reunirán con autoridades de la Procuraduría General de la República para conocer los resultados de la investigación acerca de la presunta participación de elementos de la Policía Federal y del Ejército en el caso Iguala, así como sobre los cuatro puntos citados.
Nos queda claro que este gobierno no investigará nuestro caso porque encubre a funcionarios de alto nivel implicados en la desaparición de los 43, por eso es imprescindible obligarlo a resolver esta y otras demandas concretas.
Durante el marcha, los manifestantes reprocharon una vez más el hostigamiento contra los normalistas de las 16 escuelas rurales del país e hicieron una parada en el Antimonumento a los 43, dedicado a los normalistas desaparecidos, ubicado sobre Paseo de la Reforma. Al llegar al Hemiciclo encendieron antorchas con los rostros de cada uno de los normalistas ausentes y otros asesinados el pasado 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.
Nos indigna no saber dónde tienen a los 43 estudiantes y a miles de desaparecidos, los cientos de asesinatos de luchadores, como nuestra compañera Meztli Sarabia, el encarcelamiento injusto de activistas y la violencia que se desborda por la corrupción de las policías e instituciones. Ese es el México real que vivimos en carne propia, señalaron.
En Chilpancingo, Guerrero, unas 200 personas marcharon la tarde de ayer para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, al cumplirse 34 meses de que desaparecieron en la ciudad de Iguala.
El contingente estuvo integrado por padres de familia y alumnos de ese plantel, maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero y representantes de diversas organizaciones sociales.
Después de la marcha, en pleno aguacero, los manifestantes realizaron un mitin en el Monumento a los 43, ubicado en el sur de Chilpancingo, donde los oradores demandaron al gobierno federal la presentación con vida de los alumnos.

Escucha mi voz 43


Ayotzinapa, Guerrero a 26 de julio de 2017. Desde esta tribuna y trinchera de lucha rendimos sincero homenaje a la revolución cubana que sigue inspirando las luchas de América, por la construcción un mundo libre y justo.
Las madres y padres de familia de los 43 aquí seguimos firmes y dignos en la lucha por la presentación con vida de nuestros hijos. No nos espantan ni desalientan las amenazas, la represión y las mentiras del gobierno. Impulsamos con decisión las cuatro líneas de investigación que nos conducirán al paradero de nuestros hijos: 1. El Ejército Mexicano, 2. Huitzuco, 3. La telefonía celular y 4. El trasiego de droga de Iguala a Chicago como móvil del crimen.
Nos queda claro que este gobierno neoliberal y opresor no investigará nuestro caso porque encubre a funcionarios de alto nivel implicados en la desaparición de los 43, por ello es imprescindible la lucha del pueblo para obligarlo a resolver ésta y otras demandas concretas.
El crimen contra Ayotzinapa y contra los 43 representa la ignominia y el oprobio contra los pobres que luchan por sus derechos. Los ríos de la sangre derramada el 26 de septiembre en Iguala y la desaparición de los normalistas se acrecienta con los crímenes de nuestros hermanos de Tiripetío, Nochixtlán, Tanhuato, Arentepakua e Ixmiquilpan. Los asesinatos y encarcelamiento de nuestras hermanas y hermanos que luchan nos cala en el alma, el despojo de las tierras a los indígenas y campesinos nos indigna, el encarecimiento de la vida y la privatización de la educación pública nos llena de rabia.
A la fecha nos indigna no saber dónde tienen a los 43 estudiantes y miles de desaparecidos, los cientos de asesinatos de luchadores como el de nuestra compañera Metztli Sarabia, el encarcelamiento injusto de luchadores sociales y la violencia que se desborda por la corrupción de las policías y las instituciones. Ése es el México real que vivimos en carne propia.
Es imprescindible seguir impulsando la creación de un referente multisectorial cualitativamente superior de carácter anticapitalista que camine al lado de los trabajadores del campo y la ciudad, eleve las formas de lucha, ascienda a una nueva correlación de fuerzas y construya una patria nueva.
Por estas razones llamamos a participar masivamente en las jornadas de lucha escucha mi voz 43 que se llevarán a cabo en varios estados del país. Salgamos a las calles a gritar por la presentación con vida los 43 y miles más, por la justicia para los asesinados, por la libertad de los presos políticos, por la abrogación de las reformas estructurales, contra el despojo de nuestras tierras y bienes naturales y contra el encarecimiento de la vida.
Comité de Padres y Madres de los 43. Comité Estudiantil Ricardo Flores Magón de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero

miércoles, julio 19, 2017

XXXIV ACCIÓN GLOBAL POR AYOTZINAPA Y MÉXICO



Al egresar, normalistas de Ayotzinapa exigen presentación de los 43

Piden frenar embestida contra el plantel
Egresados de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, generación 2013-2017Foto Sergio Ocampo
Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 19 de julio de 2017, p. 11
Tixtla, Gro.
Unos 118 alumnos egresados de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, generación 2013-2017, denominada La voz de mis hermanos retumba mi corazón, demandaron la presentación con vida de sus 43 compañeros desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014.
De esa generación, al menos siete jóvenes no asistieron a la clausura. A Bernardo Flores Alcaraz lo desaparecieron en Iguala el 26 de septiembre; Eugenio Tamarit y Freddy Vázquez fueron atropellados y murieron en Atoyac, en enero de 2014; a Jonathan Morales Hernández y Filemón Tacuba los ejecutaron a balazos en la carretera Tixtla-Chilpancingo, en octubre pasado; Miguel Ángel Juárez y Julio César Ramírez fallecieron por causas naturales.
Los egresados de esta generación expresaron que en la normal de Ayotzinapa no sólo dejan su historial académico, sino la lucha por la presentación de los 43 desaparecidos en Iguala, quienes también eran sus hermanos de sangre.
El egresado Fructuoso Castro, quien habló en tlapaneco, dijo que en su estancia en la normal aprendió que la cultura le permitió enriquecer su capacidad de pensar, de analizar las reglas sociales y ser crítico.
Al mirar lo que nos ha hecho iguales, pero también distintos, con certeza podemos decir que donde hay educación no hay clases sociales. ¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!, gritó al final de su discurso.
Los que menos tienen
Gerardo Bonifacio Gutiérrez, secretario general del comité estudiantil, recordó que a esta escuela, ubicada en el municipio de Tixtla, llegan los jóvenes de las familias pobres, los que tienen que dormir en el suelo, los que sufren hambre, que viven la carestía y las consecuencias del sistema capitalista.
“Aquí en Ayotzinapa aprendemos a estudiar, a trabajar y a organizarnos, como lo han hecho las 92 generaciones pasadas. Hoy hacen falta Jonathan, Filemón, Eugenio y Freddy, cuatro maestros rurales que no podrán impartir las clases en sus comunidades.
La sangre de los compañeros caídos en esta generación significa una responsabilidad para las generaciones que vienen. Los que cayeron defendiendo la matrícula, su academia y a la normal, merecen el mismo reconocimiento que los que egresan, manifestó.
El director del plantel, Víctor Gerardo Díaz, señaló que no puede dejar de manifestar que faltan 43 estudiantes, por lo que pidió al gobierno que los regresen con vida, ya que la normal de Ayotzinapa ha sido embestida por intereses mezquinos que tratan de aniquilar su historia y su esencia.

martes, julio 11, 2017

Integrantes del GIEI habrían sido espiados por dependencias oficiales de seguridad

  • A la luz, llamadas a celulares de los expertos con una liga al programa Pegasus
  • El caso fue revelado mediante una investigación dada a conocer ayer por el Citizen Lab
Emir Olivares Alonso y Dpa
 
Periódico La Jornada
Martes 11 de julio de 2017, p. 4
El primero de marzo de 2016, el principal enlace en México del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el caso Ayotzinapa recibió en su teléfono celular el siguiente mensaje de texto: ‘‘En la madrugada falleció mi padre, estamos devastados, te envío los datos del velatorio, espero puedas venir’’. Lo seguía un enlace con el que se abría la página de una agencia funeraria, pero que en realidad era un hipervínculo malicioso que al darle click ejecuta el programa de espionaje Pegasus, que la empresa israelí NSO Group vende exclusivamente a gobiernos.
Ese SMS provenía del número 55 5906 3534. Tres días después, desde otro número móvil (5552899427) llegó un nuevo enlace con un mensaje similar. Así lo reveló una investigación dada a conocer ayer por el Citizen Lab de la Universidad de Toronto, Canadá, que acredita que los integrantes del GIEI habrían sido víctimas de espionaje por parte de dependencias de seguridad del gobierno federal, como se denunció durante las sesiones efectuadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizadas la semana pasada en Lima, Perú.
El presidente de la CIDH, Francisco Eguiguren, consideró que esta revelación es extremadamente preocupante, por lo que demandó al gobierno mexicano una investigación con todas las garantías de independencia e imparcialidad, que establezca las responsabilidades tanto materiales como intelectuales de las supuestas acciones de espionaje.
De su lado, en un pronunciamiento de las siete organizaciones que respaldaron el informe titulado #GobiernoEspía, entre ellas el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh) y Artículo 19, éstas advirtieron que este caso es especialmente grave porque fue el propio Estado el que solicitó su presencia en el país para brindar asistencia internacional en el caso Ayotzinapa, mediante un acuerdo en que se les aseguraba inmunidad diplomática por tratarse de un grupo formalmente designado por la propia CIDH. Por tanto, el espionaje en su contra podría tener graves implicaciones en términos de derecho internacional y refuerza la necesidad de un panel internacional que supervise la indagatoria (que realiza la PGR), como lo han señalado los propios integrantes de la CIDH, advirtieron las agrupaciones.
EL Grupo de Expertos, conformado por cinco destacados expertos, se creó en acuerdo entre el organismo internacional, el gobierno de Enrique Peña Nieto y familiares de las víctimas a fin de investigar de forma imparcial sobre el ataque contra los normalistas en Iguala, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, que dejó seis asesinados, varios heridos y 43 estudiantes que hasta hoy están desaparecidos.
Durante las audiencias de la CIDH la semana pasada, los comisionados informaron que habían recibido una carta de los miembros del GIEI en la que expresan sus sospechas de haber sido espiados.
Esta aparente vigilancia ilegal se dio en uno de los momentos en que la relación entre los expertos y la administración de Peña Nieto atravesaba por uno de los momentos de mayor tensión. Poco antes los investigadores denunciaron públicamente al gobierno por obstaculizar su trabajo y estaban a menos de dos meses de presentar su informe final, donde contradijeron la versión oficial de que los normalistas habrían sido calcinados en un basurero.
Además, el entonces secretario general de la CIDH, Emilio Álvarez Icaza, había sido denunciado por presuntamente hacer mal uso de los recursos que el Estado mexicano había otorgado para la labor del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

sábado, julio 08, 2017

Padres de los 43 piden indagar detención de pistoleros apodados matanormalistas

  • Fueron capturados entre diciembre de 2016 y mayo de 2017: Movimiento por la Paz
  • Toda información que nos lleve a la verdad, tenemos que agotarla, destacan
Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 8 de julio de 2017, p. 12
Chilpancingo, Gro.
Los padres de familia de los 43 estudiantes de la Normal de Ayot-zinapa desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014 anunciaron que solicitarán al gobierno federal que se investigue lo denunciado en La Jornada por el Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, que afirma que fueron detenidos –entre diciembre de 2016 y mayo de 2017– varios integrantes de la banda de Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero, entre ellos a un grupo de pistoleros a los que apodaban matanormalistas.
Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia, explicó: “para nosotros es nueva la información. Desconocíamos lo que se informó en el diario La Jornada, pero lo importante es que todo lo que se relacione con el caso Ayotzinapa tiene que ser agotado como investigación para disipar dudas”.
En ese sentido, añadió, vamos a exigir (al gobierno federal) que se agote la investigación porque hay muchos elementos, aparentemente, que nos pueden ayudar. Uno de ellos precisamente pudiera ser éste (el denunciado por el Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan), porque hoy no podemos detenernos, y toda información que nos lleve a la verdad, tenemos que agotarla, insistió.
Felipe de la Cruz señaló que “el gobierno de México y la Procuraduría General de la República habían mentido desde el inicio, y que su ‘verdad histórica’ nunca existió, pese a que (su entonces titular), Jesús Murillo Karam, mencionaba que los jóvenes (estudiantes) habían sido quemados con todas sus pertenencias.”
Pero hoy, con los resultados de las investigaciones, quedó claro que retardaron la respuesta con la intención de que esto quedara en el olvido, pero demostramos al gobierno que no nos van a derrotar, y que vamos a seguir insistiendo para que se sepa la verdad.

viernes, julio 07, 2017

Celulares de alumnos siguieron activos tras el 27 de septiembre

  • Admiten enviados de México en audiencia ante la CIDH
  • Contradice la verdad histórica de PGR, sostienen abogados de los 43
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Viernes 7 de julio de 2017, p. 7
Representantes del gobierno mexicano reconocieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que al menos nueve teléfonos celulares y tres chips de algunos de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde hace más de 33 meses estuvieron activos y en funcionamiento después de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014.
Este señalamiento coincide con una de las conclusiones que en abril de 2016 presentó en su informe el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la CIDH para investigar el caso.
Además, contradice la llamada verdad histórica, que en su momento presentó como versión oficial la Procuraduría General de la República (PGR), en la que argumentó que los estudiantes fueron incinerados con todo y sus pertenencias entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre.
Durante la audiencia del Mecanismo especial de seguimiento del caso Ayotzinapa de la CIDH, celebrada ayer en el 163 periodo extraordinario de sesiones del organismo internacional en Lima, Perú, Alfredo Higuera Bernal, fiscal de la oficina especial para el caso Iguala de la PGR, indicó que al atender las recomendaciones del GIEI para investigar la telefonía celular, se encontró que 32 números vinculados a los normalistas se pueden relacionar con el momento del ataque y los posteriores.
Cabe señalar que familares de las víctimas e integrantes de organizaciones de derechos humanos que los acompañan (los centros Miguel Agustín Pro Juárez y de la Montaña Tlachinollan) han exigido a las autoridades durante varios meses, que sigan esa línea de investigación.
Higuera Bernal detalló: Tres de los chips fueron utilizados con posterioridad a los hechos; tenemos los nombres específicos de los (normalistas) a los que corresponden. En el caso de los aparatos telefónicos, fueron nueve los que siguieron en uso. Hay uno de esos equipos asegurado y obtuvimos la autorización judicial para extraer toda la información posible. La Policía Federal se encuentra en estos momentos indagando respecto a todos aquellos que usaron esos aparatos con posterioridad. Esto, para descartar todas las posibilidades, ya que en el país es muy fácil adquirir una línea usada.
Esta información, agregó el fiscal, concuerda con lo que en su momento planteó el GIEI (hace más de un año): los aparatos y chips correspondientes en números que se ha indicado (eran) de los estudiantes, no fueron destruidos en la fecha de los hechos, siguieron en uso. Eso está confirmado técnicamente.
En tanto, Santiago Aguirre, subdirector del Centro Prodh, puntualizó que la afirmación del fiscal echa por tierra la versión de que los estudiantes y sus pertenencias fueron calcinados en el basurero de Cocula.
Cuestionó a la representación gubernamental –encabezada por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa– las razones por las que no se investigaron esas líneas telefónicas desde octubre, noviembre o diciembre de 2014.
¿Por qué en esos meses, en lugar de ir a buscar esos teléfonos y preguntar por qué los tenían quienes los portaban, el Estado más bien se dedicó a difundir una versión sin prueba científica?
En cuanto al quinto autobús y el tráfico de drogas de Iguala a Chicago, Estados Unidos, como móvil del ataque contra los normalistas –otro de los señalamientos del GIEI–, el funcionario de la PGR indicó que pruebas periciales, testimonios y revisiones al vehículo confirmaron que no hay datos de estupefacientes directamente ligados a ese camión. Aunque explicó que la unidad no fue asegurada por las autoridades el día de los hechos, sino días después, por lo que el trasiego de sustancias prohibidas seguirá siendo una línea de investigación en la que se profundizará.
Al reclamar la impunidad en que se encuentra el caso, uno de los padres de los 43 normalistas aseveró que se presentaban ante la CIDH desesperados, porque casi tres años después de la desaparición no tienen noticia del paradero de sus hijos. No vamos a aceptar ninguna verdad que no sea apegada a argumentos científicos.
Los comisionados de la CIDH y las víctimas hicieron un llamado urgente al Estado mexicano para que amplíe las indagatorias y agilice los procesos con la finalidad de dar con el paradero de los jóvenes, sancionar a los responsables y alcanzar la verdad y la justicia.

miércoles, julio 05, 2017

La Gavia, posible clave del caso Ayotzinapa

Revelan en Totolapan que un grupo llamado matanormalistas secuestró a unos 20 alumnos 
El municipio de San Miguel Totolapan, ubicado en la Tierra Caliente, tiene 115 comunidades, se calcula que tenían 24 mil habitantes, de los cuales quedan unos 12 mil, el resto huyó por la violenciaFoto Sergio Ocampo
Sergio Ocampo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 5 de julio de 2017, p. 36
San Miguel Totolapan, Gro.

En La Gavia, un pueblo que durante nueve años fue presuntamente el centro de operaciones de Los Tequileros, podría despejarse la incógnita del paradero de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014.

Integrantes del Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan afirman haber detenido entre diciembre de 2016 y mayo de 2017 a varios integrantes de la banda de Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero; entre ellos había un pequeño grupo de pistoleros a los que apodan Los Matanormalistas.

Los informantes aseguran que Raybel Jacobo y el resto de su banda no han sido detenidos por las fuerzas policíacas, porque se descubriría el destino de los normalistas.

Aseguran que en los interrogatorios los tequileros contaron cómo llevaron por brechas, desde el municipio de Cocula, colindante con el de Iguala, entre varios poblados hasta llegar a La Gavia, a unos 20 jóvenes presumiblemente normalistas, entre la noche del 26 y la mañana del 27 de septiembre de 2014.

De 500 habitantes –de los cuales sólo quedan dos, pues todos huyeron por la violencia que ejercen Los Tequileros–, La Gavia es una de las 115 comunidades del municipio de San Miguel Totolapan, en la región Tierra Caliente, que colinda al norte con Arcelia, al sur con Atoyac, al oriente con Heliodoro Castillo y Apaxtla (con proximidad a Cocula) y al oeste con Ajuchitlán del Progreso, que se caracterizan por la siembra de goma de opio y por cuyas veredas circulan los grupos delincuenciales que se dedican al trasiego de los cultivos ilícitos.

Durante 2014, en varios poblados de la Sierra Madre del Sur, ocurrieron incursiones de un grupo armado que se presume eran Los Guerreros Unidos para llevarse consigo a decenas de personas secuestradas.

Se dice que estas personas plagiadas masivamente eran obligadas a caminar por veredas para burlar los retenes en las carreteras hasta llegar a La Gavia. Se menciona que al menos El Tequilero realizó unos 200 secuestros, varios de ellos masivos, de mineros, comerciantes y maestros, así como de pobladores durante sus incursiones en comunidades.

En los interrogatorios, los matanormalistas revelaron a los integrantes del Movimiento por la Paz que habrían asesinado a varios jóvenes y los enterraron en las faldas aledañas al poblado de La Gavia. Incluso presumieron que podían señalar el lugar exacto donde los inhumaron.

Estas afirmaciones y las declaraciones de tequileros detenidos fueron entregadas al Ministerio Público por parte del Movimiento por la Paz, sin que supieran si fueron investigadas hasta la fecha.

En cambio, el pasado 12 de mayo, corporaciones policíacas irrumpieron en la cabecera municipal para desarmar a los integrantes de grupos de autodefensas, pese a sus exitosos resultados en seguridad.

Para los miembros del Movimiento por la Paz, lo que revelaron matanormalistas tenía mucho sentido porque en varias mantas posteriores a la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, aparecía el nombre de Vicente Popoca como uno de las personas a las que presuntamente entregaron a los jóvenes.

En la región se sabía que Popoca, integrante de Los Guerreros Unidos, era quien había reclutado a los integrantes de la banda de Raybel Jacobo, incluidos dos de sus hermanos, uno de ellos conocido como El Verde o El Perico.

El 17 de octubre de 2014, en una barda de la colonia San José, en Iguala, fue colocada una manta en la que se señalaba a pistoleros que se llevaron a los estudiantes normalistas, entre ellos el nombre de Popoca, a quien llaman Chente Popoca.

El Movimiento por la Paz asegura que el diputado priísta con licencia Saúl Beltrán Orozco es la cabeza de esa estructura delictiva, y que por las mismas razones no detienen a Raybel Jacobo. El gobierno del estado y el federal tampoco actúan contra el político.

Incluso a través de su despacho Olea y Asociados, ubicado en Lomas de Chapultepec, en Ciudad de México, el fiscal estatal Xavier Olea defiende a Saúl Beltrán, a quien le promovió un amparo.

El municipio de San Miguel Totolapan, ubicado en la Tierra Caliente, se calcula que tiene 24 mil habitantes, de los cuales quedan más de 12 mil; el resto huyó por la violencia.

El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que espera que la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina, la PGR, la Policía Estatal y la fiscalía estatal detengan a quienes han causado dolor, terror, miedo, pánico, y (que) los pueblos puedan regresar con regularidad.
En conferencia de prensa manifestó que de los pueblos abandonados por la violencia, La Gavia es el más significativo, pero en Chilapa también ocurre.

Con relación a la denuncia que hizo el Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, en el sentido de que Los Tequileros pudieran estar relacionados con la desaparición de los 43 normalistas, declaró: no tengo ninguna información al respecto, es la primera ocasión que escucho eso.

Agregó que no me atrevería yo a contestar alguna cosa en sentido negativo o afirmativo, porque no tengo ninguna información al respecto.

Astudillo Flores reiteró su postura respecto al diputado local del PRI, Saúl Beltrán Orozco, al que se señala de encabezar al grupo de Los Tequilerosla posición es la misma, que la ley debe observar, y quienes están al mando de las investigaciones. Nadie está exento en mi gobierno de ser investigado, y ser procesado si es que así ameritan las circunstancias.

martes, junio 27, 2017

Exigen a las autoridades de todo el país cesar la represión contra normalistas


  • Demandan juicio político a Silvano Aureoles por el ataque a los estudiantes de Tiripetío
  • Marchan cientos en Ciudad de México para que se les brinde verdad y justicia en el caso Ayotzinapa
César Arellano García
 
Periódico La Jornada
Martes 27 de junio de 2017, p. 12

Padres y familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, exigieron a las autoridades federales, estatales y municipales cesar el hostigamiento contra los normalistas de las 16 escuelas rurales del país.

Ante la represión policial contra los alumnos de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío, en el municipio de Morelia, que dejó cuatro estudiantes heridos, uno de ellos por arma de fuego, exigieron juicio político contra el gobernador Silvano Aureoles.

De acuerdo con cifras oficiales del gobierno capitalino, unas 600 personas marcharon del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, en Ciudad de México, como parte de la 33 acción global por Ayotzinapa.

Vidulfo Rosales, abogado de los padres de familia, señaló que los ataques contra normalistas tienen más de una década y se han profundizado en los años recientes. La ofensiva llegó a su máxima expresión el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, con la desaparición de los 43 estudiantes.

Confió que en los próximos días la Comisión Nacional de los Derechos Humanos presentará un informe con las denuncias de tortura hechas por los detenidos.

Dijo que a partir del 25 de septiembre realizarán jornadas de lucha, que incluirán varias movilizaciones en ocho entidades del país y concluirán el 26 de ese mismo mes, cuando se cumplen tres años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Durante el trayecto realizaron una parada en el Antimonumento a los 43, dedicado a los normalistas desaparecidos y ubicado en Paseo de la Reforma. Reiteraron que no hay voluntad de las autoridades de procuración de justicia federal para esclarecer el caso. Este gobierno pretende cerrar, ocultar el tema, como lo ha hecho ante las instituciones internacionales de no querer hablar sobre el tema de Ayotzinapa.

Agregó que el próximo 6 y 7 de julio, una comisión de padres de los desaparecidos asistirá a Lima, Perú, donde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos llevará a cabo audiencias extraordinarias para evaluar los avances en las investigaciones de la Procuraduría General de la República, en las cuatro líneas de investigación que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, de la comisión interamericana, recomendó agotar.

Asimismo, añadió que en agosto se reunirán con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y dos semanas después con las autoridades de procuración de justicia del gobierno federal para exigir que presenten avances de las indagatorias.

lunes, junio 26, 2017

Sin verdad ni justicia, se cumplen 33 meses de la desaparición de normalistas de Ayotzinapa

A partir de las cuatro de la tarde realizarán marcha del Ángel a la Alameda
Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Lunes 26 de junio de 2017, p. 11

Treinta y tres meses después de los ataques contra los normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, no hay ningún avance en las indagatorias realizadas por la Procuraduría General de la República (PGR) que genere confianza entre las familias de las víctimas ni certidumbre sobre el paradero de sus hijos. Mucho menos han podido acceder a la verdad y la justicia.

Ante los nulos resultados en las indagatorias sobre el caso, los padres de los 43 normalistas desaparecidos han emplazado a la dependencia de procuración de justicia del gobierno federal a entregar, a más tardar en la segunda semana de agosto, resultados concretos sobre los avances en las cuatro líneas de investigación que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendó agotar.

En ese contexto, este lunes se realizará una acción global más por Ayotzinapa, la número 33, la que recuerda que han pasado dos años y nueve meses sin mayores avances en las indagatorias, sin que haya castigo para los responsables, sin que se conozca la verdad y los porqués de los hechos, y con una prolongada ausencia de los 43 normalistas, señalaron familiares de las víctimas.

Las líneas de investigación en las que exigen mayores avances son: la probable participación del Ejército en la agresión contra los 43 estudiantes, el análisis de los datos de telefonía celular tanto de los jóvenes como de sus agresores, el supuesto involucramiento de policías federales y municipales de Huitzuco (municipio cercano a Iguala) en la desaparición de algunos alumnos y que se explore la hipótesis de que la agresión del 26 y 27 de septiembre de 2014 contra sus hijos estuvo motivada porque tomaron accidentalmente un autobús de pasajeros que transportaba droga del trasiego de Iguala a Chicago, Estados Unidos.

El abogado de los familiares, Vidulfo Rosales, ha señalado en varias ocasiones que la falta de resultados en las investigaciones sobre lo ocurrido hace 33 meses es parte del continuo de impunidad que se vive en México desde hace décadas para dejar sin castigo múltiples casos de desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones graves a los derechos humanos.

Para poder ser escuchados nuevamente por representantes del gobierno federal, los padres de los normalistas tuvieron que mantener un plantón por 26 días (del 20 de abril al 16 de mayo de este año). Debido a esa medida de presión funcionarios gubernamentales hicieron el compromiso de retomar las cuatro líneas de investigación propuestas por el GIEI.

Sin embargo, en la más reciente reunión (el 31 de mayo pasado) entre los familiares y representantes del gobierno de Enrique Peña Nieto, estos últimos entregaron a los padres un cronograma que fija fechas para dar avances y algunas se postergan hasta octubre.
De ahí la exigencia de los afectados de que sea en agosto, y no después, cuando el gobierno brinde respuesta.

Así, se espera que durante la manifestación de este lunes a las cuatro de la tarde, que irá del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez en Ciudad de México, demanden una vez más la entrega de esos avances, así como verdad y justicia sobre el caso. Y es que, insistieron, ya han pasado muchos meses y las indagatorias ya deben ser dadas a conocer. Hemos dado el suficiente tiempo y espacio para avanzar en esos puntos, ha insistido Rosales.

domingo, junio 25, 2017

Nunca acaba la infamia de los 43 de Ayotzinapa Diana del Ángel: Procesos de la noche


Elena Poniatowska
Diana del Ángel, joven poeta, ensayista y defensora de derechos humanos, ganadora de la Primera Residencia de Creación Literaria Ventura/Almadía en Oaxaca, gracias a la cual pudo terminar Procesos de la noche  Foto archivo de Poniatowska

E
l cuerpo de Julio César Mondragón fue abandonado en una calle de Iguala y quienes lo torturaron querían que su mensaje no pasara inadvertido; esto se ve desde el momento en que alguien –no se sabe quién– tomó la fotografía que circuló en las redes sociales. Así es como Marisa Mendoza se enteró de que el cuerpo expuesto era el de su marido y el padre de su hija Melisa, quien acababa de cumplir dos meses.
Diana del Ángel acompañó a la familia Mondragón y a la abogada Sayuri Herrera durante más de dos años en un largo proceso que culminó con la exhumación del cuerpo del estudiante normalista de Ayotzinapa. Durante todo este tiempo, Diana no dejó de escribir en una libreta todo lo que veía y sentía. Testigo de la burocracia gubernamental y jurídica, se indignó con la forma descarada con la que la ley entorpece la búsqueda de la verdad.
El peregrinar de la autora junto a los protagonistas de esta tragedia empezó un 2 de noviembre de 2014 con la ofrenda del Día de Muertos que Afrodita Mondragón, mamá de Julio, pone en su casa. La descripción de la ofrenda en una fecha tan significativa para los mexicanos es el punto de partida del dolor de la madre, la esposa, el hermano y los tíos de Julio (también normalistas). Los panes, la fruta, los dulces, las veladoras y la cera nueva que dejan los vecinos frente al altar alimentan la pesadilla que significa ser joven, ser pobre, ser indígena y ser estudiante normalista en México.
¿Por qué tanto odio a los normalistas?
El paisaje de fondo de estas páginas que jamás debieron escribirse nos golpea, porque en un país normal esta joven ensayista estaría dedicada al estudio de la poesía de César Vallejo, Jaime Sabines y Carlos Pellicer, o a la poesía y la prosa de Rosario Castellanos, de Juan Rulfo, José Revueltas o Juan Villoro o José Emilio Pacheco o a las crónicas de Monsiváis o Fabrizio Mejía Madrid, en lugar de descender al abismo para documentar nada menos que un desollamiento, que en cualquier país del mundo –si es que se practica– es sinónimo de locura, de barbarie, de salvajismo y de monstruosidad.
Miro el rostro de la niña Diana del Ángel y me pregunto en qué país vivo, en qué país una niña como ella se pone a investigar una muerte y a acompañar a una familia entera en el estado de Guerrero en vez de vivir sus años de estudiante a la sombra de ahuejotes, árboles de chirimoyas, guanábanas y naranjos. ¿Qué país es este, señoras y señores, diputados y senadores, para que una niña tenga que sentarse a escribir no sólo sobre el asesinato, sino del desollamiento?
¿Por qué nadie la llevó a la playa? ¿Por qué nadie le cortó buganvilias? ¿Quién le dijo: Siéntate y acuchíllate y escribe sobre este suceso atroz que finalmente nos concierne a todos? ¿Qué diría Elena Garro, quien pasó toda su infancia en Iguala subida en los árboles frutales de la casa paterna jugando con su hermana Devaki al enterarse de que 60 años más tarde en vez de escribir una ronda de limón partido, dame un abrazo que yo te pido, Diana intentaría explicarse el significado de la muerte sin rostro del normalista Julio César Mondragón?
Diana del Ángel es una joven poeta, ensayista y defensora de derechos humanos, ganadora de la Primera Residencia de Creación Literaria Ventura/Almadía en Oaxaca gracias a la cual pudo terminar Procesos de la noche, libro que impacta y conmueve profundamente al ver reflejadas en sus páginas la impotencia, la angustia y las tramposas peripecias jurídicas que tuvieron que sufrir los familiares y la abogada de Julio César Mondragón, torturado y asesinado el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, en una de las noches más negras de nuestra reciente historia, cuando 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecieron y otros nueve fueron asesinados.
La palabra desollado –escribe Diana– aparece 183 veces en 134 documentos históricos “según el corpus diacrónico del español”. Procesos de la noche se suma a esa cifra porque se vincula inevitablemente al destino de Julio César Mondragón.
Las palabras ligadas a Julio Mondragón que Diana del Ángel consigna en su texto son desolladotorturavíctimainhumar y exhumar. Son tan horrendas que hacen que uno se pregunte si quizás en algunos años reinhumar no sea el triste aporte de México a la Real Academia de la Lengua como ya lo fue feminicidio. Porque en estas tres palabras (inhumar-exhumar-reinhumar) se sostienen las casi 200 páginas de un libro que combina crónica y ensayo en una apuesta a la memoria y a la solidaridad.
Si hay algo que salta a la vista es la inmensa solidaridad de la autora con la víctima. A lo largo de su relato, Diana la ensayista intercala testimonios de amigos, compañeros y familiares en un intento por reconstruir el rostro de Julio César Mondragón.
El 17 de agosto de 2015 se inicia el trámite en el Primer Juzgado del Tribunal Superior de Justicia de Iguala para pedir la exhumación del cuerpo y que en la necropsia intervenga el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Luego vendrán la Procuraduría Judicial de Guerrero, el Servicio Médico Forense de Iguala, el Museo Tecnológico de la Comisión Nacional de Electricidad (segunda reunión de la Presidencia de la República con familiares), el Salón Presidentes del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, el Registro Nacional de Víctimas en la colonia del Valle, el Panteón de San Miguel Tecomatlán, estado de México, la Coordinación de Servicios Periciales de la Procuraduría General de la República (PGR) en Ciudad de México, Jalapa, Veracruz…
Una vez que se logra la exhumación del cuerpo de Julio tanto los peritos argentinos como los designados por la PGR coinciden en que la muerte se produjo por tortura y no por arma de fuego, pero no se ponen de acuerdo en cuanto al desollamiento, y en este punto sólo pueden hablar de sus diferencias. Desde que se exhumó el cuerpo hasta la reinhumación pasaron más de tres meses: por tres juzgados de la República, de llamadas, negativas, solicitudes, negativas, peticiones, negativas, exigencias, negativas, negligencia, insensibilidad.
El cuerpo de Julio César Mondragón, tal como consigna de manera impecable Diana del Ángel, no tuvo paz desde la noche del 26 de septiembre de 2014, cuando murió a causa de tortura: una primera autopsia plagada de irregularidades (el perito puso el globo ocular que se había desprendido dentro del pecho sin dejar constancia de ello); exhumado y sometido a una necropsia que implicó desprenderle el cráneo y tallar parte de sus huesos; almacenado en una morgue por más de tres meses debido a la burocracia judicial y finalmente reinhumado en un segundo sepelio al que su abuelo, Teófilo Raúl Mondragón –quien siguió el proceso desde el principio–, no pudo asistir porque murió en el transcurso de las gestiones.
En estas páginas vemos a una familia destruida que tiene que pasar dos veces por el mismo infierno; una justicia cuya ineficacia e insensibilidad asquean; pero, sobre todo, una serie de antesalas, de esperas, de ires y venires, en las que lo que salta a la vista es el nulo interés por indagar la verdad y por demostrar un mínimo de calidad humana.
El de Julio César Mondragón es uno de los casos más vergonzosos de nuestro país y de toda América Latina.
Procesos de la noche nos insta a no olvidar ni a dejar que la inercia nos gane: para que no se repita la historia, para que jóvenes talentosos como Diana del Ángel nunca más tengan que ser los cicerones de este dantesco infierno en que se ha convertido México.
Alguna vez, si conociera yo a Diana del Ángel, aunque sólo fuera de pasada, me gustaría atreverme a abrazarla y sobre todo a pedirle perdón por no ser capaz de levantarnos en vilo para ofrecerle otro país.
PD: Qué bueno que Almadía Ediciones y Guillermo Quijas, además de los consagrados como Vasconcelos, Le Clézio, Pitol, Villoro, Fadanelli, Alberto Manguel, Fabrizio Mejía Madrid y otros edite a una autora joven con un trabajo excepcional acerca de un tema que a todos nos debería de doler como a ella.

miércoles, junio 21, 2017

Caracas exige en la OEA verdad y justicia para el caso Ayotzinapa


  • Presenta propuesta para emitir una declaración contra el muro de Trump
  • Expresa su solidaridad con los familiares de los 43 y demanda reparación del daño
John Sullivan, subsecretario de Estado de Estados Unidos, arriba al salón donde se realiza la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, en Cancún, Quintana RooFoto Afp
Georgina Saldierna y Blanche Petrich
Enviadas
Periódico La Jornada
Miércoles 21 de junio de 2017, p. 3
Cancún, QR.
Ante el reiterado señalamiento del gobierno mexicano de que en Venezuela se ha roto el orden democrático, la administración de Nicolás Maduro respondió ayer con la presentación ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) de dos propuestas de resolución relacionadas con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y la construcción del muro en la frontera norte por parte de Washington.
En el documento acerca de los jóvenes normalistas, Venezuela manifiesta su solidaridad con los familiares de las víctimas y exige la verdad, justicia y reparación del daño, tanto para éstos como para la sociedad en su conjunto. Condena toda política estatal que, por acción u omisión, haya promovido, propiciado o ejecutado la desaparición forzada de personas o bien realizado ejecuciones extrajudiciales, con la finalidad de fomentar el control social y el amedrentamiento a la población en desmedro de los derechos humanos.
Acerca del muro fronterizo, manifiesta su rechazo y consternación ante la decisión del gobierno de Estados Unidos de construir una barda que separe al pueblo de ese país de los latinoamericanos y el resto del mundo. Pide construir puentes de respeto a los derechos humanos, tolerancia, distribución equitativa de la riqueza y alcanzar la igualdad ante la amplia brecha entre ricos y pobres.
Los dos planteamientos forman parte de un paquete de 10 que la delegación venezolana presentó ante la 47 Asamblea General de la OEA. Las propuestas fueron remitidas a la comisión general, presidida por el mexicano Luis Alfonso de Alba, la cual definirá si se remiten a otras comisiones relacionadas con los temas a los que aluden o si existe alguna posibilidad de que sean puestas a la consideración del pleno este miércoles.
El lunes, familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa viajaron de Guerrero a este centro turístico para manifestarse ante los participantes de la asamblea. Sin embargo, un kilómetro antes de llegar a su objetivo, en el perímetro de seguridad que se instaló en torno a la sede del evento –un conocido hotel ubicado en la carretera que conduce a Playa del Carmen–, fueron detenidos por elementos de las policías Federal y estatal, que no permitieron que se instalaran en plantón y los amenazaron con desalojarlos por la buena o por la mala.
Delcy visita a familiares
Los parientes de los jóvenes desaparecidos desde hace más de dos años se replegaron y se instalaron lejos de la zona hotelera, en la escuela Kukulkán.
Y hasta ahí llegó la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, para hacer patente su solidaridad con ellos.
Mayra Telumbre, tía del estudiante desaparecido Cristian Rodríguez, explicó que el grupo de Ayotzinapa viajó al Caribe mexicano para decir claramente a los países del hemisferio que en México no hay derechos humanos.
La luchadora relató que la canciller venezolana les aseguró que su presencia en Cancún, aún lejos del lugar de la reunión, le dio gran fuerza a la hora de enfrentarse a la reunión de consulta de ministros de la OEA, realizada el lunes, de donde se retiró sin escuchar el debate.
Por su parte, el diputado Julio Chávez, del Partido Socialista Unido de Venezuela, quien acompañó durante horas a los guerrerenses, aseguró que el contacto directo que ha entablado el gobierno de su país con este grupo de víctimas es parte de la solidaridad latinoamericana.
Les informamos cómo son en realidad las cosas en mi país, donde una oposición alocada siembra el terror en la calle. Dijo que los de Ayotzinapa fueron invitados a Venezuela a presenciar la convocatoria de la Asamblea Constituyente. También serán invitados al Foro de Sao Paulo, que se realizará el 17 de julio en Nicaragua.
El autobús que transportó al colectivo de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos salió el domingo de Chilpancingo y em su trayecto fueron detenidos por policías en Puebla, Veracruz y Quintana Roo.
- See more at: http://www.jornada.unam.mx/2017/06/21/politica/003n1pol#sthash.d8hcM7qb.dpuf

martes, junio 20, 2017

Venezuela le revira al Gobierno de EPN: presenta 10 resoluciones a la OEA, una sobre Ayotzinapa


El Gobierno venezolano, representado en la Asamblea General por su Canciller Delcy Rodríguez, respondió a la presión de México sobre su Gobierno con diez proyectos de resolución en la 47 Asamblea General de la OEA, entre ellos uno sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y otro sobre el muro que Estados Unidos.

viernes, junio 16, 2017

Ayotzinapa: 43 barcos para el retorno


Juan Carlos Ruiz Guadalajara*
E
n los primeros meses posteriores a la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, ejecutada la noche del 26 de septiembre del 2014, esta benemérita institución fue sede de una febril actividad por parte de estudiantes normalistas rurales del país, de familiares de los desaparecidos y de muchas organizaciones civiles que acudieron a dar soporte en la búsqueda de los estudiantes y en la exigencia de justicia frente a los asesinatos de aquella noche atroz. En medio de estos imperativos, la normal continuó sus actividades en un ambiente de profunda desesperación al ver pasar los días sin una intervención eficaz de las autoridades para recuperar a los futuros maestros rurales. En este contexto surgió un poderoso destello de humanidad y de esperanza: un grupo de niños de Tixtla, quienes acudían regularmente a la ludoteca de la normal y que vivían con toda su crudeza el desasosiego de los padres, solicitaron con insistencia a sus maestras una clase especial sobre cómo hacer barcos de papel. Aprendida la lección, los niños armaron una flota de 43 barcos que botaron en las aguas del río más cercano, convencidos de que llegarían a los normalistas desaparecidos para que en ellos pudieran emprender el retorno a Ayotzinapa. Este episodio, verdadera ofrenda a la vida, es un significativo mensaje para una sociedad mexicana que ha sido inoculada con muerte y odio a fuerza de corrupción e impunidad. Mas no ha sido el único.
A lo largo de los ya casi tres años de la histórica herida de Ayotzinapa y de la irrenunciable búsqueda de la verdad, se han presentado múltiples acciones ciudadanas de solidaridad y respeto hacia los padres de los 43 desaparecidos y hacia los normalistas rurales. La mayoría de esas expresiones no se conoce, a pesar de que merecen un mínimo apunte que las proteja del olvido. Una de ellas, por ejemplo, está representada por el plantón por los 43 que fue instalado en el Paseo de la Reforma, frente a la Procuraduría General de la República (PGR), inmediatamente después de los acontecimientos de Iguala. Sostenido con la presencia y recursos de un grupo de ciudadanos libres que ha entregado los recientes tres años de su vida a la causa de la verdad y a la defensa del normalismo rural, el plantón es una de las muestras más grandes de fraternidad y solidaridad que se puedan encontrar en nuestro país, convirtiéndose en un acicate para la PGR y en una embajada de los padres de los 43 que mantiene viva, en una de las principales calles de México, la conciencia de la tragedia de Ayotzinapa y de muchos otros crímenes sin resolver.
Otro episodio desconocido, no obstante su enorme valor humano, sucedió el pasado mes de febrero en la Sierra Norte de Puebla, cuando en respuesta a una invitación de la Unión de Cooperativas Tosepan Titataniske arribó a Cuetzalan una caravana integrada por padres de los 43 normalistas desaparecidos, por normalistas de Ayotzinapa (Guerrero), Tiripetío (Michoacán), Saucillo (Chihuahua), Amilcingo (Morelos) y Teteles (Puebla), así como por miembros del plantón por los 43 y por Cheryl Angel en representación de la tribu Lakota, de Estados Unidos. La acción, coordinada entre Tosepan y OraWorldMandala (Programa de Extensión Universitaria en México de la Gujarat Vidyapith, universidad fundada por Mahatma Gandhi en 1920), además de buscar la hermandad entre los normalistas rurales con los pueblos nahuas, tutunakus y mestizos que integran las cooperativas de Tosepan, sentó las bases de un diálogo dirigido a explorar programas de educación rural con el enfoque de la no-violencia activa, del desarrollo de la autonomía, la descentralización y la dignidad de los pueblos con base en el Programa Constructivo de Mahatma Gandhi.
Esa hermandad entre normales rurales y pueblos de la Sierra Norte nació, además, bajo el mejor de los augurios: la noche del viernes 17 de febrero, en un gesto poético, los miembros del pueblo masehual de Tosepan recibieron a la caravana en San Miguel Tzinacapan, por haber sido este histórico pueblo el sitio al cual llegó en 1927 el profesor Raúl Isidro Burgos para extender su grandiosa y revolucionaria misión educativa por la Sierra Norte de Puebla tres años antes de llegar a Ayotzinapa, Guerrero. La huella de este incomparable maestro en la memoria local fue tan profunda, que en 1945 las autoridades de Tzinacapan iniciaron la construcción de su edificio escolar, al cual bautizaron Edificio Maestro Raúl Isidro Burgos, hecho perpetuado en una lápida de 1949. Sabedores del valor que tienen para la patria los maestros rurales, los nahuas de Tzinacapan albergaron y alimentaron a los miembros de la caravana, en un imborrable acto de amor para con los normalistas y sus aliados.
Frente a la violencia que el poder promueve contra las normales rurales, el único antídoto es la información, el diálogo, el conocimiento y la no-violencia. Sólo de esta manera aquellos mexicanos que en su ignorancia son movidos por el odio y la irracionalidad podrán ver con nitidez el rostro verdadero de las y los normalistas rurales, un rostro cargado de futuro, y sólo así podrán entender la magnitud de lo que sucedió en Iguala: un crimen de lesa humanidad ejecutado por autoridades de todos los niveles de gobierno, militares incluidos, en complicidad con el crimen organizado que domina el territorio guerrerense.
Dedicado a las compañeras normalistas de Cañada Honda, Aguascalientes.
*Investigador del Colegio de San Luis