miércoles, octubre 20, 2021

Abren centro cultural en la casa de García Márquez con venta de ropa de su esposa y de él

▲ Emilia García Elizondo muestra parte del vestuario de sus abuelos, el escritor Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, que será subastado a partir de hoy en la casa del escritor.

 Emilia García Elizondo muestra parte del vestuario de sus abuelos, el escritor Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, que será subastado a partir de hoy en la casa del escritor.

Emilia García Elizondo muestra parte del vestuario de sus abuelos, el escritor Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, que será subastado a partir de hoy en la casa del escritor.
 
Periódico La Jornada
Miércoles 20 de octubre de 2021, p. 4

Darle segunda vida y continuidad a la personalidad y expansivo genio de Gabriel García Márquez es la motivación que impulsó a una de sus herederas a ofrecer en venta la ropa del escritor colombiano en México.

Emilia García Elizondo, nieta de Gabo y Mercedes Barcha, es la artífice del proyecto, con la idea de abrir para sí misma y para los seguidores del autor una ventana hacia una dimensión íntima.

No conocía a mis abuelos de la manera en la que los conozco ahora con todo lo que he visto y todo lo que ha salido del clóset, dice.

El evento, denominado El Armario de los García Márquez, marca la apertura, hoy, de la Casa de la Literatura Gabriel García Márquez, centro cultural en el sur de Ciudad de México, donde la pareja vivió.

García Elizondo, de 31 años y directora del centro, seleccionó más de 400 prendas y accesorios del guardarropa de sus abuelos. Desde sus característicos sacos de tweed hasta los originales monos de colores vivos con los que el escritor disfruta-ba trabajar.

El vestido de gala en tonos verdes y brillantes que Barcha utilizó para acompañar a su esposo a recibir el Nobel de Literatura en 1982 había pasado como una mera curiosidad para la nieta, nacida ocho años después del acontecimiento: Lo tenía en una pila de cosas con las que no sabía qué hacer y llegó mi madre a ponerme una buena regañiza porque ese vestido no estaba donde tenía que estar, afirma divertida. Este traje no está en venta, sólo en exhibición.

Quizás irrelevante, pero indeleble en la mente de García Elizondo, resulta la vasta colección de zapatos de Gabo, donde destacan los botines de cuero: Siempre le estaba viendo los zapatos a mi abuelo, para mí eso es algo como muy importante.

La cordialidad del colombiano también quedó manifiesta en su armario. En los bolsillos de un par de sacos están los plumones que cargaba para autografiar los libros que le traían sus admiradores. “Gabo siempre era la persona que tenía el plumón en la bolsa (...), me parece muy tierno”, comenta su nieta.

Con la venta se recaudan fondos para la fundación Fisanim, que apoya a niños de comunidades indígenas. García Elizondo descarta una subasta. “Me fijé en los precios de las cosas de los famosos y dije yo no puedo hacer esto, no pienso que Gabo hubiera estado de acuerdo”, sostiene.

Para García Elizondo y su familia, la esencia de esta iniciativa es “acercar a la gente a lo que eran Gabo y Mercedes”.

martes, octubre 19, 2021

AYUDA HUMANITARIA URGENTE PARA LOS DESPLAZADOS DE CHIAPAS


Tus donativos son deducibles de impuestos.
SCOTIABANK
Cuenta: 0010 7853 564
Clabe: 044180001078535644
Sucursal: 106 Tlalpan-San Fernando Plaza 0101 Teléfono de la oficina: (52) 555171 3705 y 555665 9190

Narcogobiernos y crimen organizado se suman a la represión en Chiapas

Se fomenta la división de todo tipo entre indígenas

Presentación del grupo de autodefensa El Machete, en Pantelhó, Chiapas, en julio pasado.Foto Imagen tomada de YouTube
 
Periódico La Jornada
Martes 19 de octubre de 2021, p. 5

La hegemonía priísta, dada por sentada durante décadas en Chiapas, se quebró en una noche el Año Nuevo de 1994. La realidad era mucho más porosa, la complejidad de los pueblos indígenas resultó venir de lo profundo, tener gran diversidad y estar surcada por importantes tensiones históricas que, tras la ganada visibilidad en la agenda política, se volvieron de interés nacional. Grandes y terribles días se sucedieron en la siguiente década. Chiapas devino un ensayo del futuro en dos frentes opuestos. Los indígenas organizados, en rebeldía, en resistencia, o al menos en protesta contra el gobierno y el estado de cosas eran y son muy numerosos. Contra ellos, la militarización aguda, masiva para los estándares de hace 25 años, estableció una tierra de excepción en las montañas mayas de Chiapas.

La segregación, el racismo, la invisibilidad y el desprecio hacia los indígenas habían sido el sello de la población urbana y de los propietarios, los llamados cashlanes. La desigualdad era abismal, aún después de la Revolución y su distante reforma agraria. En las comunidades se moría de gripe, diarrea, hambre, y a nadie le importaba. Muchos eran esclavos. Elecciones iban y venían, total, las urnas se llenaban solas.

La inesperada emancipación indígena alteró los balances y los cálculos. Como nunca a partir de entonces, los gobiernos del estado han sido inexistentes para fines prácticos (con las relativas excepciones de Roberto Albores Guillén, proactivo colaborador de los generales, y Pablo Salazar Mendiguchía, que dilapidó pronto sus credenciales de demócrata). La entidad pasó de ser gobernada desde el centro a gobernarse sola, para bien y para mal. La disciplina zapatista y su autonomía en los territorios donde la ejerce, son una garantía de gobernabilidad, pero también ha generado cualquier cantidad de réplicas de tipo paramilitar que evolucionaron a poderes en sí mismos. Misma respuesta reciben las comunidades y organizaciones pacifistas herederas de la teología liberadora del tatic Samuel Ruiz García.

El rejuego partidario en Chiapas desde que en 2000 llegó la democracia según el centro, no por pantomímico ha sido menos despiadado contra las comunidades, que con el ingrediente continuo de la presencia militar en sus territorios siempre estuvo cargada de propaganda contrainsurgente. No menor es el papel de las incontables denominaciones cristianas que con diversos grados de legitimidad y transparencia han abonado divisiones, violencias y pretextos en favor del Estado.

Guerra a largo plazo

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) declaró la guerra al gobierno federal. Declaración por cierto que es vigente. Y el gobierno, sobre todo a partir de 1995, respondió con la guerra a largo plazo. Los choques iniciales en enero de 1994, con el gobierno salinista respondiendo con guerra a la guerra, quedaron chiquitos ante lo que se vivió durante la gestión de Ernesto Zedillo.

La división comunitaria se consideró estratégica y fue estimulada por donde se pudo: las confrontaciones entre cristianos evangélicos o pentecostales y católicos; los partidos rojos o verdes contra los amarillos o morados; la insidiosa regularización de tierras ganaderas recuperadas por los indígenas gracias a la insurrección; el surgimiento de grupos claramente paramilitarizados, agresivos y bien armados.

La multitud de capas y pliegues que desató tal divisionismo se explica por la gran inversión económica, política, logística, de inteligencia, manipulación y corrupción en las regiones indígenas de la selva, los Altos y la zona norte.

Estos ingredientes generaron un gran desorden que dificulta la convivencia entre hermanos en comunidades, ejidos, municipios y regiones indígenas tradicionales. Todo ello, naturalmente rociado con la introducción sostenida de las armas. Ante el desafío zapatista, el gobierno, que aunque dijera que sí nunca pretendió cumplir las demandas rebeldes convertidas en nacionales para los pueblos originarios, respondió con un escalamiento armamentista sazonado con alcohol, prostitución y drogas.

Permanentes balaceras

Todo esto debe considerarse para interpretar hechos terribles y absurdos como la permanente balacera que sufren unas 15 comunidades tsotsiles de Aldama (o Magdalena). La existencia de grupos de choque, milicias, paramilitares y ahora sicarios en Chamula, Pantelhó, Chenalhó, Simojovel, Ocosingo, Pueblo Nuevo y Altamirano viene tanto de las viejas guardias blancas de los finqueros como de los marginales y delincuentes habilitados como paramilitares en los Altos y la zona norte.

El surgimiento de autodefensas, en principio de lado de los pueblos y contra la delincuencia, puede ser producto del ejemplo de la resistencia armada zapatista y la eficacia de sus autonomías, y no sólo de las perversidades históricas de los cacicazgos locales. Sería el caso de El Machete de Pantelhó, y quizás las autodefensas anunciadas en Simojovel y Altamirano.

Pareciera pesar también la disputa entre dos candidatos a gobernador del bloque por ahora afín al gobierno federal, que garantizaría la continuidad de la farsa política chiapaneca anclada a éste, y refuerza las tempestades que sembraron las agencias e instituciones gubernamentales, las fuerzas armadas y los partidos políticos en los pasados cuatro o cinco sexenios. Las presidencias municipales de los Altos configuran verdaderos narcogobiernos (Pantelhó, San Cristóbal, Chenalhó). Sumemos a esto la expansión en los Altos de Chiapas de organizaciones criminales dedicadas al tráfico de armas, drogas, pornografía y migrantes. No olvidemos que la entidad se ha convertido en la puerta de entrada de la creciente marea de familias centroamericanas y haitianas. La frontera con Guatemala está fuertemente militarizada.

Grupos políticos dentro de las comunidades indígenas llevan años bloqueando carreteras, reteniendo maquinaria y funcionarios; habitualmente con demandas explícitas, o por conflictos electorales que son endémicos en Oxchuc y otros municipios.

Ahora en las comunidades interceptan a la Guardia Nacional (lo hicieron los paramilitares en Santa Martha, Chenalhó; lo hicieron pobladores de Mitontic para impedir a la GN internarse en los Altos), y además la desarman.

Comisiones negociadoras del gobierno van y vienen en Aldama, Chenalhó, Pantelhó, Altamirano, sin que se contenga la violencia.

Las ejecuciones más graves, que no las únicas, han sido la del fiscal especial para el caso de Pantelhó, Gregorio Pérez Gómez, el pasado 8 de agosto en la avenida principal de San Cristóbal de Las Casas, y la del ex presidente de Las Abejas de Acteal Simón Pedro Pérez Gómez el 5 de julio en el mercado de Simojovel. En ambos casos fueron objeto de una acción de sicarios en motocicleta, que se ha convertido en el nuevo modus operandi. Ya no es represión, sino delincuencia organizada.

lunes, octubre 18, 2021

Descomposición social y violencia desbordada golpean a Chiapas

Aparecen autodefensas en varias comunidades

El terror alcanza también a la otrora apacible San Cristóbal de Las Casas // Balaceras, sabotajes, secuestros, desplazados, corrupción, bloqueos...


En Pantelhó irrumpió en julio pasado un grupo de autodefensa denominado El Machete.Foto Elio Henríquez Tobar
 
Periódico La Jornada
Lunes 18 de octubre de 2021, p. 3

La sucesión de hechos violentos en las regiones indígenas de Chiapas deja la impresión de que éstos ocurren fuera del control institucional. Día tras día, durante horas desde hace muchos meses, las familias tsotsiles de varias comunidades en el municipio de Aldama reciben una lluvia de balas de gran calibre o son amagadas con explosivos; van siete muertos, varios heridos, desplazamiento traumático, hambre, miedo. Un escenario aislado, sí (una presunta disputa agraria). Cada escenario de violencia armada parece aislado. Los temibles motonetos se van adueñando de los días y las noches de la otrora apacible y turística San Cristóbal de Las Casas, la ciudad más indígena del país.

En Pantelhó y Chenalhó, grupos armados y afines a los gobiernos municipales mantuvieron bajo terror a la población hasta que surgió la autodefensa armada de El Machete y los echó, aunque los paramilitares y sicarios, que la gente identifica como narcos, amenazan con volver. Entre sus asesinados está el ex presidente de Las Abejas de Acteal, Simón Pedro Pérez López, cuya comunidad se encuentra desplazada, como otras. Y entre sus líderes, miembros del PRD y el PVEM.

La otrora organización cafetalera Orcao, en la zona más poblada de Ocosingo mantiene hostigamientos, sabotajes, secuestros, tiroteos, bloqueos y robos de parcelas contra las bases zapatistas de comunidades tseltales autónomas. El 11 de septiembre secuestraron a Sebastián Núñez y José Antonio Sánchez, miembros del gobierno autónomo zapatista de Patria Nueva. La descomposición violenta afecta a comunidades de Chalchihuitán agredidas desde Chenalhó, igual que le sucede a Aldama. En San Juan Chamula hace años que los grupos armados, político-delincuenciales, controlan la vida y el comercio, y sus tentáculos alcanzan a San Cristóbal y otros municipios donde la población de Chamula se ha extendido.

Mientras el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) señala que Chiapas se encuentra al borde la guerra civil en un escueto y tremendo comunicado (19 de septiembre), resulta evidente que las autoridades civiles federales, su Guardia Nacional y el propio Ejército federal son permisivas, y en los hechos dejan desamparadas a las decenas de comunidades agredidas. Las policías locales son nulas o cómplices. Como sugiere el subcomandante Galeano al caracterizar al partido comodín, de verde gatopardismo, que predomina artificialmente en la región por cortesía del PRI, se busca desestabilizar al régimen en el poder.

Acusa corrupción y rapiña de funcionarios, tal vez preparándose para un colapso del gobierno federal o apostando por un cambio de partido en el poder. El EZLN responsabiliza directamente al gobernador morenista Rutilio Escandón de este descontrol irresponsable y peligroso.

Se impone la paráfrasis del leitmotiv devenido lugar común de la gran novela, hoy más citada que leída, Conversación en La Catedral, del desprestigiado empresario de sí mismo Mario Vargas Llosa. ¿En qué momento se jodió Chiapas? No que no hubiera abundante realidad jodida en la intensa, pobre y llena de riquezas entidad del sureste mexicano, sino que la vida de sus pobladores, en particular indígenas, no se había desbordado en la descomposición, a pesar incluso de las masacres a fines del siglo XX, y mucho menos por el lado de la delincuencia violenta, similar a la que ha desgraciado buena parte del territorio mexicano en los sexenios recientes.

Control desde el centro

El lugar llamado Chiapas (como se titula un documental de la canadiense Netty Wild) siempre ha sido una excepción geográfica e histórica. Contamos con un libro canónico que lo relata admirablemente, Resistencia y utopía: memorial de agravios y crónica de revueltas y profecías acaecidas en la provincia de Chiapas durante los últimos 500 años de su historia, de Antonio García de León (1985). Rincón oscuro de la patria, Chiapas siempre fue gobernado desde el centro, lo cual es un decir, pues quedaba tan lejos que las noticias, las independencias, reformas, guerras y revoluciones llegaban atrasadas.

Antes tema exclusivo de la etnología, la arqueología, la fotografía costumbrista y alguna ocasional nota roja, a partir de 1994 corrió la tinta sobre y desde Chiapas. Sus comunidades de origen maya se rebelaron, logrando proyección internacional con un discurso convincente y nuevo. Por primera vez en la historia, el rincón más olvidado pasó a ocupar el centro de la agenda nacional. A tal grado que la ausencia de gobierno estatal se acentuó, pues la Presidencia de la República convirtió a Chiapas en el principal teatro de operaciones de guerra y contrainsurgencia, estableciendo en sus zonas y regiones militares un auténtico ejército de ejércitos.

Los gobiernos estatales, antes distantes y ahora peleles, siguieron brillando por su ausencia. Como recordaba el historiador Andrés Aubry, Emilio Rabasa gobernó Chiapas desde la Ciudad de México, casi desde el despacho de Porfirio Díaz. El desenvolvimiento del periodo revolucionario lo convirtió en tierra de caciques y terratenientes, más que una entidad federativa consolidada.

El estallido de 1994 puso en evidencia esta condición periférica. El último gobernador antes del alzamiento indígena, Patrocinio González Garrido, había intentado sustraerse del centro, y su presidente Carlos Salinas de Gortari se lo trajo para quitarle la corona de reyezuelo tropical, hacerlo tardío secretario de Gobernación y así acortarle la rienda. Este episodio es parte de la tragicomedia de la clase política chiapaneca (por llamarla de algún modo).

Hoy que una violencia brutal y pareciera que absurda azota precisamente las regiones indígenas de las montañas chiapanecas, resulta indispensable recordar qué abonó tal descontrol. La descomposición viene del incumplimiento de los Acuerdos de San Andrés de 1996 entre el gobierno federal y el EZLN y la interrupción definitiva de las más importantes negociaciones entre el Estado y los pueblos originarios de todo México en la historia, encabezados por las comunidades liberadas y en lucha por la autodeterminación.

domingo, octubre 03, 2021

NUTRINI: Nutrición para la lucha

#RecetarioDeResistencias las compas que producen esta bebida ancestral y saludable en Atenco, donaron 50kg en solidaridad con lxs desplazadxs y retornadxs en Chiapas. Por cada kilo que compres, el total de las ganancias se irá como apoyo solidario a las familias de lxs desplazadxs y retornadxs de la Organización Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal.

1kg 250 pesos

1/2kg 125 pesos

1. Haz tu pedido por whatsapp:

5533718774 y 5573946049

2. Deposita en la siguiente cuenta:

Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México A. C.

Scotiabank 

Cuenta: 00107853564

Clabe interbancaria: 044180001078535644

3. Recoge tu pedido en CDMX o Atenco- EDOMEX (info por WA)



domingo, septiembre 26, 2021

Sobreviviente de Acteal entrega Ariel de Oro a Ofelia Medina

Durante la 63 ceremonia de los Premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, que por segundo año se realizó de manera virtual, la actriz, directora y productora llamó a resistir en los difíciles momentos que se viven y agradeció el apapacho dorado que me anima a seguir transitando como desde hace 55 años. Recibió el galardón de manos de Guadalupe Vázquez Luna, quien el 22 de diciembre de 1997 sobrevivió a la matanza de 45 tsotsiles, entre ellos niños y mujeres embarazadas, perpetrada por paramilitares en Chiapas. Desde chiquita supe de Ofelia Medina, pero no sabía que era actriz, cuando llegaba a dar alimento a las comunidades indígenas, señaló. Foto La Jornada/ Ana Mónica Rodríguez

La actriz recibe el Ariel de Oro

La visión femenina llegó a enriquecer nuestras pantallas: Ofelia Medina

A finales de los años 60 era poca la presencia de mujeres detrás de cámaras, recuerda // Nueve estatuillas para Sin señas particulares


 
Periódico La Jornada
Domingo 26 de septiembre de 2021, p. 30

Durante la ceremonia 63 de los Premios Ariel, que se realizó por segunda ocasión de manera virtual, Ofelia Medina instó a resistir en los difíciles momentos que se viven, en una noche sabatina en que la cinta Sin señas particulares, de la directora Fernanda Valadez, se alzó con nueve estatuillas, entre ellas las de mejor dirección, mejor película y mejor actriz, que recayó en la figura de la actriz Mercedes Hernández.

La actriz, directora y productora, galardonada con el Ariel de Oro, el cual fue entregado por Guadalupe Vázquez Luna, sobreviviente de la masacre de Acteal, expuso: Recibir un premio por el trabajo siempre anima y se siente bonito que tu comunidad te abrace así, que no fue inútil, que nuestros compañeros lo reconocen, que es fantástico, porque nunca pensé que tantos hubieran votado por mí, gracias.

Medina subrayó en su discurso: Agradezco a mi comunidad cinematográfica por este dorado apapacho que me anima a seguir transitando como desde hace 55 años en que esta chamaca bailarina, huarachuda, rebelde, mal hablada y émula de Frida Kahlo llegó aquí a los estudios Churubusco.

Puntualizó: “Soy parte de aquella juventud rebelde que en 1968 formó un movimiento mundial que transformó nuestra sociedades y cine; así nació lo que llamamos el Nuevo Cine Mexicano. Así he ido de Churubusco a Tlatelolco; de la selva Lacandona al escenario; de la montaña de Guerrero a la alfombra roja; me quito las botas enlodadas y me pongo los stilettos”.

En 1968, recordó, el cine mexicano era prácticamente sin mujeres detrás de la cámara; delante estábamos las actrices, pero atrás Matilde Landeta, Adela Sequeyro, pocas guionistas y, por ahí empezó Marcela Fernández y también nuestra querida Bertha Navarro comenzó a producir cine independiente.

Es una gran satisfacción, prosiguió, que en 2021 en todas las categorías del Ariel hay mujeres y, en muchas de ellas, son mayoría; tuvimos que pasar una larga caminata. La visión femenina ha llegado a equilibrar y enriquecer nuestras pantallas; hacía falta y es necesaria. Hace pocos años me atreví a estar detrás de la cámara.

La conocimos en la selva

A su vez, Vázquez Luna, al entregar la estatuilla a la actriz, externó: Es un premio que te mereces desde hace mucho tiempo por tu trayectoria, pero sobre todo por tu trabajo, por tu esfuerzo; yo desde chiquita supe de Ofelia Medina, pero no tenía idea de que era actriz, llegaba para dar alimento a nuestros niñas y niños, a las comunidades indígenas que tienen tantas necesidades, que muchos no conocen, pero Ofelia sí y siempre está presente con el corazón en la mano; desde entonces hemos caminado juntas en este largo caminar de lucha, vida y estoy aquí representando a las personas que no ven televisión, cine, que no saben de esto; vengo en nombre de mi pueblo que está muy agradecido a entregar este galardón.

En la ceremonia, que se desarrolló de manera ágil y de forma virtual, también recibió el Ariel de Oro, el sonidista y productor Fernando Cámara. En esta edición, Sin señas particulares fue la película más galardonada con nueve estatuillas; mientras el documental Las tres muertes de Marisela Escobedo, de Carlos Pérez Osorio, obtuvo el Ariel, así como El agente topo (Chile), dirigida por Maite Alberdi, fue reconocida como mejor película iberoamericana.

sábado, septiembre 25, 2021

Exigen desactivar a grupos paramilitares y otros colectivos violentos en Chiapas

Marchan en la capital del país

Repudian megaproyectos de la actual administración como el Tren Maya y el Corredor Transístmico


 Integrantes del Congreso Nacional Indígena marcharon de Insurgentes y Reforma a la Secretaría de Gobernación.Foto Víctor Camacho
 
Periódico La Jornada
Sábado 25 de septiembre de 2021, p. 6

Integrantes de organizaciones indígenas y sociales marcharon ayer en el centro de la Ciudad de México para exigir que se desactiven los grupos paramilitares y otros colectivos responsables de actos violentos en Chiapas.

El contingente salió poco después de las 16 horas del cruce de Insurgentes y Reforma y caminó sobre Paseo de la Reforma, en medio de consignas en favor del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del Congreso Nacional Indígena.

Los manifestantes estuvieron encabezados por miembros de la comunidad otomí residente en la Ciudad de México, quienes gritaron consignas como Chiapas, Chiapas no es cuartel, fuera Ejército de él y repudiaron la actuación del gobernador de esa entidad, Rutilio Escandón.

Los inconformes externaron su oposición a megaproyectos de la actual administración, entre ellos el Tren Maya, el Corredor Transístmico, el Aeropuerto Felipe Ángeles y la Refinería de Dos Bocas.

Al término de la caminata se realizó un mitin sobre avenida Bucareli, frente a la Secretaría de Gobernación, donde se denunció que en Chiapas existe un clima de guerra civil debido a que algunos grupos que se ostentan como organizaciones campesinas o civiles continúan hostigando a bases del EZLN.

Ayer mismo, un grupo de manifestantes tomó la representación del estado de Chiapas en la Ciudad de México, ubicada en Toledo número 22, colonia Juárez.

En un comunicado, los ocupantes subrayaron que “el origen del conflicto en Chiapas no son pobres matándose entre pobres. Son las empresas trasnacionales con finqueros encabezados por Rutilio Escandón. Por eso hoy volvemos a decir: ¡Basta del acoso a las comunidades zapatistas, basta de la paramilitarización del país y del saqueo indiscriminado de nuestros recursos!

Vamos a tomar esta casa, para que sirva de plataforma para denunciar cada uno de los atropellos y la violencia del Estado, y que sea un espacio de encuentro para voces diversas.

lunes, septiembre 20, 2021

Chiapas, al borde de una guerra civil, advierte el EZLN

Denuncia desgobierno de Rutilio Escandón

Con un secuestro se intentó sabotear a La Extemporánea // Fueron liberados ayer


Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 20 de septiembre de 2021, p. 4

San Cristóbal De Las Casas, Chis., Chiapas está al borde de una guerra civil, advirtió el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en un comunicado firmado por el subcomandante Galeano, dirigido al pueblo de México, a los pueblos del mundo, a la Sexta Nacional e Internacional, a la Europa de abajo y a la izquierda.

Aseguró que el desgobierno de Rutilio Escandón está haciendo todo lo posible por desestabilizar al estado. Acusó que el mandatario “reprime con lujo de violencia a l@s normalistas rurales” y sabotea los acuerdos tomados entre el magisterio democrático y el gobierno federal, orillando a los maestros a movilizarse radicalmente para que se cumplan dichos acuerdos.

Aseveró que las “alianzas de Rutilio Escandón con el narcotráfico provocan que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa, porque el gobierno nada hace para preservar la vida, libertad y bienes de los pobladores.

El gobierno de Chiapas no sólo solapa a las bandas de narcotraficantes, también alienta, promueve y financia a grupos paramilitares como los que atacan continuamente comunidades en Aldama y Santa Martha.

El EZLN acusó que el gobierno estatal trató de sabotear la salida de su delegación llamada La Extemporánea, que el pasado 13 de septiembre partió hacia Europa, al ordenar el secuestro de Sebastián Núñez Pérez y José Antonio Sánchez Juárez, integrantes de la Junta de Buen Gobierno de Patria Nueva, por miembros de la Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (Orcao), organización paramilitar al servicio de las autoridades chiapanecas.

Explicó que Núñez Pérez y Sánchez Juárez fueron secuestrados el 11 de septiembre por la mañana, cuando La Extemporánea se encontraba en la Ciudad de México, pero el EZLN aguardó con paciencia hasta agotar los canales posibles para la solución.

Agregó: “Mientras el gobierno de Chiapas saboteaba y estorbaba la liberación, fueron organizaciones defensoras de los derechos humanos y la Iglesia católica progresista quienes valoraron con justeza lo que podría ocurrir.

Ante la acción y omisión de las autoridades estatales y federales frente al crimen actual y los anteriores, tomaremos las medidas pertinentes para que se aplique la justicia a los criminales de la Orcao y funcionarios que los apadrinan.

Advirtió que “para otra ocasión ya no habrá comunicado. O sea, no habrá palabras, sino hechos.

Los compañeros, quienes fueron despojados de un radio de comunicación y 6 mil pesos en efectivo, estuvieron privados de su libertad por ocho días y fueron liberados este domingo 19 de septiembre, gracias a la intervención de los párrocos de San Cristóbal de las Casas y de Oxchuc, de la diócesis local.

Reiteró que si el conflicto no escaló hasta llegar a una tragedia fue por la intervención de los párrocos mencionados, las organizaciones defensoras de los derechos humanos y las movilizaciones y denuncias que se realizaron en México y, sobre todo, en Europa.

El delito de secuestro, agregó, está penado por las leyes del mal gobierno y por las leyes zapatistas. Mientras el gobierno del estado de Chiapas solapa y alienta estos crímenes, y no hace nada, el EZLN procedió a tomar las medidas necesarias para liberar a los secuestrados y detener y sancionar a los responsables del crimen.

Sostuvo que la Orcao es una organización político-militar de corte paramilitar, tiene uniformes, equipos, armas y parque obtenidos con el dinero que reciben de los programas sociales. Se quedan con una parte y la otra la dan a los funcionarios para que publiquen que se está cumpliendo con el asistencialismo. Con esas armas disparan todas las noches contra la comunidad zapatista de Moisés y Gandhi.

Además, subrayó, lleva adelante una política de vacunación propositivamente lenta y desordenada que está provocando inconformidades entre la población rural y que no tardará mucho en explotar. Mientras tanto, sube el número de muertes por Covid-19 en las comunidades sin que se tomen en cuenta.

Afirmó que si el objetivo del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es provocar un problema que tendrá repercusiones internacionales, así como desestabilizar al régimen en el poder, es mejor que recurra a la consulta de revocación de mandato.

Sostuvo que el PVEM “es uno de los nombres que el viejo priísmo usa en estas tierras. A veces es PAN, a veces es PRD, ahora es PVEM malamente disfrazado como partido Movimiento de Regeneración Nacional. Son los mismos delincuentes de antes y ahora son parte del mal llamado movimiento ‘opositor’, como ‘quinta columna’ en la 4T”.

La agrupación rebelde hizo un llamado a la Europa de abajo y a la izquierda y a la Sexta Nacional e Internacional a manifestarse el 24 de septiembre frente a las embajadas y consulados de México, y en las casas del gobierno de Chiapas, para exigirles que se dejen ya de provocaciones y abandonen el culto a la muerte que profesan.

jueves, septiembre 16, 2021

Encontraron el cuerpo de un hombre que fue arrastrado por río en Chiapas

Domingo Sántiz Jiménez, miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, esperaba dentro de su camioneta a que terminara un ataque armado, cuando de repente se llenó el río y lo arrastró

Domingo Sántiz Jiménez, de 33 años de edad, era originario de la comunidad de Xuxch’en, en el municipio de Aldama, en Chiapas. Desapareció durante la noche del miércoles y madrugada de este jueves (Foto: Cuartoscuro)

Durante la mañana de este jueves 16 de septiembre, reportes revelaron que se localizó el cuerpo sin vida de Domingo Sántiz Jiménez, que había sido arrastrado por la corriente de un río en Chiapas. El cadáver, señalaron, será trasladado a su comunidad de Xuxch’en, en Aldama. Fue hallado aproximadamente a 200 metros de distancia antes de llegar al río Grande.

Domingo Sántiz Jiménez, de 33 años de edad, era originario de la comunidad de Xuxch’en, en el municipio de Aldama, en Chiapas. Desapareció durante la noche del miércoles y madrugada de este jueves. La víctima formaba parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).


La víctima se encontraba dentro de su camioneta “a consecuencia de los constantes ataques de armas de fuego percutidos por los grupos armados de corte paramilitar desde Santa Martha Chenalho” (Foto: Twitter/@H_Robles)


El dramaturgo mexicano Humberto Robles, a través de su cuenta de Twitter, publicó una captura de pantalla de un mensaje de “los Representantes de Medidas Cautelares de las 12 comunidades y representantes de los 115 Comuneros y Desplazados de Magdalena Aldama”, escrita a las 01:46 horas:

“A consecuencia de los constantes ataques de armas de fuego percutidos por los grupos armados de corte paramilitar desde Santa Martha Chenalho, el compa Domingo, miembro de la organización EZLN, esperaba que cesara el ataque dentro de su camioneta, que se quedó atascada por el puente de Tabac Aldama que está en construcción. De repente se llenó el río y lo arrastró y hasta el momento no se ha dado con él”.

Agregó que se le solicita “de manera urgente a los tres niveles de gobierno que intervengan ante estos hechos lamentables”.

Desde la mañana de este martes, medios reportaron que autoridades, pobladores de Aldama y corporaciones policiacas comenzaron la búsqueda de Sántiz Jiménez (Foto: Cuartoscuro)

Desde la mañana de este martes, medios reportaron que autoridadespobladores de Aldama y corporaciones policiacas comenzaron la búsqueda de Sántiz Jiménez.

Aldama Adolfo López Gómez, presidente municipal de Aldama, informó que a las 22:00 horas del miércoles un vehículo marca Nissan “de redilas regresaba del vecino municipio de San Andrés Larráinzar y se dirigía a las comunidades de Xuxch’en con 4 personas a bordo; a la altura de la escuela de Tabak los empezaron a agredir con ráfagas de fuego desde las localidades de Volcán, Telemax y Tok’oy, de Santa Martha”, según La Jornada.

Aunado a esto, trascendió que “a la altura del puente Tabak, el vehículo fue alcanzado por los múltiples disparos de armas de fuego de alto calibre, uno de los cuales impactó del lado del copiloto; por los trabajos de pavimentación de 2 kilómetros y la construcción de un nuevo puente, se habilitó un desvío provisional para el paso de los vehículos; por el lodazal a causa del mal tiempo y por el impacto de bala, al cruzar el río, se atascó la unidad”.

Aldama Adolfo López Gómez, presidente municipal, confirmó los hechos (Foto: Cuartoscuro)

López Gómez mencionó que “los tripulantes descendieron para resguardarse de los disparos de armas de fuego dirigidos en su contra, pero la corriente del río arrastró el vehículo unos metros; con ayuda de la gente, a pesar de las ráfagas, logran rescatar a tres de ellos, pero el conductor, Domingo Sántiz Jiménez, al parecer fue alcanzado por los disparos de armas de fuego y al momento de caer lo arrastró la corriente”, escribió el corresponsal Elio Henríquez.

“Era imposible comenzar la búsqueda por los habitantes (sin la protección de los uniformados), debido a las agresiones con disparos de armas de fuego de diferentes calibres desde varios parapetos por miembros de los grupos armados de corte paramilitar de Santa Martha”

Las diferencias entre Santa Martha y Aldama iniciaron hace más de 40 años por la disputa de 60 hectáreas. Además, Aldama constantemente denuncia que desde hace “varios años” grupos de “corte paramilitar” atacan frecuentemente sus comunidades.

jueves, agosto 19, 2021

Pakal de Oro para Ofelia Medina

Sábado 21 de agosto 12:00 hrs.
Entrada libre.

Complejo Cultural de Los Pinos.
Salón Adolfo López Mateos.
Parque Lira s/n, Bosque de Chapultepec.

Simón Pedro y el aguijón de Acteal

D

ifícil militar en las causas sociales del planeta Tierra y no haber oído hablar de Acteal. Incluso siendo un terrícola medianamente informado, su sola mención puede punzar el lado humano de la conciencia como un aguijón. Seguidamente se despliega todo el abanico ideológico, a veces para seguir apartando la mirada, pero la aguja sigue clavada donde se agolpan todas nuestras miserias. El aguijón de Acteal recorre el mundo porque su nombre va asociado a una matanza, la masacre de Acteal. El 22 de diciembre de 1997, una incursión paramilitar asesinó a 45 indígenas tsotsiles. Acteal, sin embargo, también es sinónimo de resistencia.

Existen guardianes de la memoria que, como abejas, siguen picando para avivar la conciencia de lo humano. Quizás por eso, durante nuestra visita a México en 2020, pudimos convivir con este pueblo de Los Altos de Chiapas. Una mañana lluviosa llegamos a la sede de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal. Nos recibe un joven humilde y callado que se presenta como Simón Pedro. Más tarde, y no por él, descubrimos que es el presidente de la mesa directiva de la organización. Nos acompaña a dejar nuestros bártulos donde pasaremos las siguientes noches y nos muestra la comunidad. Al sugerirle un lugar simbólico para su entrevista, bajamos al cementerio donde yacen los 45 hermanos y los cuatro bebés que no habían nacido. Aquí venimos cada 22 y a los observadores que llegan les pedimos que bajen donde están enterrados los mártires (https://afly.co/6kg6). Instaladas las cámaras, Simón Pedro, con palabra pausada relata la historia de Acteal.

La comunidad comienza a organizarse en 1992, cuando, a raíz de una disputa de tierras, se encarcela a indígenas inocentes. El germen rebelde de Las Abejas se alimenta de su pertenencia al Pueblo Creyente, movimiento vinculado a la teología de la liberación y al trabajo junto a los oprimidos del obispo Samuel Ruiz. La organización asume la defensa del territorio tras el descubrimiento por Pemex de yacimientos petroleros en la zona. La historia, siempre viva y doliente, pare a sus insurgencias. En 94 fue el levantamiento armado de nuestros hermanos zapatistas; no lo hicieron por gusto, sino por defender la madre tierra y el derecho, porque ese año ya estaba muy dura la situación. Nosotros somos pacifistas, tenemos una lucha diferente, pero todas las demandas de ellos son también nuestras demandas. El gobierno empezó a buscar sus estrategias para ir acabando con las organizaciones. Por eso a partir de 94 comenzó a formar paramilitares. ¿Quiénes son los paramilitares?, le preguntamos. Son indígenas como nosotros y viven también en las comunidades. Simón Pedro relata cómo grupos vinculados al PRI fueron entrenados y armados para matar zapatistas. La idea del gobierno es que nos empezáramos a matar entre nosotros. Son años de fuerte ofensiva contra el EZLN.

Nuestros padres quisieron hacer una lucha pacífica, y a los priístas les cayó mal que no acompañemos para matar zapatistas, dar dinero para comprar balas ni agarrar armas. Desalojaron casas, quemaron, robaron y muchos fueron sacados de sus territorios. En 96 y 97 se hicieron campamentos de desplazados. Bajo ese clima de violencia, los refugiados de Las Abejas acuerdan hacer un ayuno de tres días para pedir la paz. El 22, el tercer día, terminando el ayuno vinieron los priístas a matar a nuestros padres y hermanos. Cuando entraron los paramilitares, Acteal estaba rezando. Cuando salieron, todo era caos y muerte. Quince niños, 21 mujeres y nueve hombres asesinados.

Las Abejas continuaron exigiendo justicia y construyendo autorganización. Se formaron mesas directivas y áreas de trabajo, medios de comunicación, coros, teatro, artesanía, caja de ahorro, área de salud con nuestros propios promotores. Casi 25 años después de la masacre, seguimos aquí porque lo que fue 97 no tiene un fin. Tal cual. La mañana del pasado 5 de julio, Simón Pedro estaba comprando en el mercado de su pueblo junto a su hijo, cuando un individuo desde una motocicleta lo mató de un tiro en la cabeza, dándose a la fuga.

Hoy el paramilitarismo sigue operando en Chiapas junto al crimen organizado, narcotráfico y gobiernos locales como el de Pantelhó, municipio de Acteal. Esta realidad fue denunciada por Simón Pedro y otros pobladores. El de Simón es un caso más de muerte, amenaza, extorsión y desplazamiento en la zona. La violencia crece en Los Altos de Chiapas y la historia, siempre viva y doliente, sigue pariendo insurgencias. A dos días del crimen, un grupo de civiles asume otra caligrafía para defender el mismo lenguaje. Nacen las Autodefensas para la Vida de Pantellhó El Machete. El pueblo se levanta en armas y toma el control de alcaldía y territorio. Entramos para expulsar a los sicarios y a los narcotraficantes, expresan en un comunicado donde ponen nombre, apellidos y contexto a la narcopolíticaQueremos convocar a todos los pueblos de México: organícense para la vida y la libertad. Las 86 comunidades del municipio los arropan. Los desplazados regresan a sus casas. (https://afly.co/6ds6)

Simón Pedro, como hacen las abejas que luchan, antes de abandonar este mundo dejó su aguijón clavado en la conciencia de los pueblos. Para no olvidarlo, para no olvidar, Las Abejas de Acteal y las comunidades en pie de lucha seguirán protegiendo la memoria y empuñando aguijones de dignidad hasta que la justicia sea costumbre.

Antropólogo. Maestro por la Universidad Alcalá de Henares. Integrante de Voces en Lucha

jueves, agosto 05, 2021

Regresan a Pantelhó 400 desplazados; advierten que persiste la inseguridad

Los acompañan miembros de Las Abejas

Los integrantes de 86 familias regresaron a la comunidad de San José El Carmen acompañados por el párroco de Chenalhó, Enrique Sánchez Díaz, y por integrantes de la mesa directiva de la organización Sociedad Civil Las Abejas. Los tsotsiles abandonaron el 7 de julio su localidad debido a conflictos políticos y armados. Uno de los afectados comentó: la pugna nos agarró de sorpresa, porque no sabíamos nada. Pidió que el gobierno intervenga para que ya no haya más desplazados. Foto Víctor Camacho. / Elio Henríquez

Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 5 de agosto de 2021, p. 26

San Cristóbal de Las Casas, Chis., Alrededor de 400 indígenas desplazados por el conflicto en Pantelhó retornaron este miércoles a la comunidad de San José El Carmen.

Los tsotsiles estaban refugiados desde hace casi un mes en las comunidades de Yabteclum, Acteal y Acteal Alto, en el vecino municipio de Chenalhó.

Las 86 familias retornaron en una caravana de camionetas de carga acompañados por el párroco de Chenalhó, Enrique Sánchez Díaz, y por integrantes de la mesa directiva de la organización Sociedad Civil Las Abejas, aunque no pertenecen a ella.

El contingente salió a la una de la tarde y una hora después arribó a San José El Carmen, situado a un kilómetro de donde representantes de las 86 comunidades indígenas y los 18 barrios de Pantelhó mantienen un bloqueo carretero, además de que ocupan la alcaldía y controlan el poblado.

Casi a la mayoría de desplazados nos tocó retornar hoy, pero como se ha dicho, no están contentos porque sigue el conflicto; todavía no está resuelto el problema, dijo José, uno de los indígenas que regresó. Salimos el 7 de julio, cuando hubo el enfrentamiento; tuvimos miedo y salimos; nos refugiamos en un local de la parroquia de Chenalhó, en Yabteclum.

La violencia en Pantelhó, comentó, nos agarró por sorpresa, no sabíamos nada. No tenemos enemigos, no estamos en contra de nadie. Cuando escuchamos la balacera nos quedamos sorprendidos, y como seguía decidimos salir para proteger a nuestras familias, que es lo más importante.

Pidió al gobierno que intervenga para remediar este conflicto y que no haya más desplazados ni injusticias en el pueblo indígena.

–¿Tienen miedo?

–Ahorita como que todavía no porque el pueblo se está organizando. Sin miedo ni temor por el momento.

–¿Qué dice tu mujer?

–Ella está muy triste porque tiene un mes que salió de su casa. La extraña y quiere ver todo lo que tiene.

Al llegar a la comunidad, que se ubica a aproximadamente cuatro kilómetros de la cabecera de Pantelhó, el párroco ofició una misa en la ermita de la localidad para pedir por la paz en el municipio.

martes, agosto 03, 2021

SIMÓN PEDRO

SIMÓN PEDRO from Xun Sero on Vimeo.

El 5 de julio de 2021, 2 sicarios asesinan a Simón Pedro Pérez en el mercado público de Simojovel, Chiapas, México. El asesinato fue cometido frente a su hijo menor de edad.

Simón Pedro era padre, esposo, hijo y hermano. En vida fue defensor de derechos humanos, catequista e integrante de La Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

En 2020 fue presidente de la Mesa Directiva de su Organización.

El 31 de diciembre de 2020, Simón nos concedió una entrevista para compartirnos qué es La Mesa Directiva de Las Abejas y qué implica ser de La Mesa Directiva. Ese día entregaba el cargo a los nuevos representantes de la Mesa Directiva.

“Simón le fue arrebatada la vida por buscar activamente la paz frente al clima de violencia generalizada que vivimos en los Altos de Chiapas. Nuestro hermano Simón Pedro representa la tercera generación de defensores de los derechos humanos en su familia y siempre participó en los movimientos para defender a la Madre Tierra en contra de los megaproyectos que amenazan a nuestros pueblos, y que han afectado a otros campesinos e indígenas en nuestro país y de otras partes del mundo. También buscó siempre el bien de su pueblo luchando en la organización, viendo por los desplazados y exigiendo justicia para los Mártires de Acteal y para todos los perseguidos por el mal gobierno. Siempre intentó proteger y ver por los que están sufriendo”. Palabras de la Organización de la sociedad civil Las Abejas de Acteal. 22 de julio de 2021.

Un agradecimiento enorme a MUERDO por permitirnos usar su canción en este video.


La versión acústica de "Lejos de la ciudad" fue grabada en Radio Gladys Palmera.

CANAL de YOUTUDE de MUERDO: youtube.com/channel/UCdSftzBlDakLR8MPDl8TdsA

LINK de la canción "Lejos de la ciudad" Versión Acústica: youtube.com/watch?v=WJjfF9f4nrY

PARA MÁS INFORMACIÓN sobre la Organización de Las Abejas de Acteal visita la página: acteal.blogspot.com/

Facebook: facebook.com/Las-Abejas-de-Acteal-170569689632465/

¡JUSTICIA PARA SIMÓN!


Exhuman restos de Simón Pedro, ex dirigente de Las Abejas

Elio Henríquez, corresponsal

Simón Pedro Pérez López, activista y ex presidente de la organización de la sociedad civil Las Abejas de Acteal, fue ultimado de un disparo de arma de fuego en la cabecera municipal de Simojovel, Chiapas. Foto tomada de la cuenta de Twitter @AbejasDeActeal

San Cristóbal de Las Casas, Chis. La organización Sociedad Civil Las Abejas afirmó que el cuerpo de su ex dirigente, Simón Pedro Pérez López, asesinado del 5 de julio, fue exhumado para que se le practicara la necropsia, a petición de la defensa del presunto autor material, Hugo Rolando “N” y por “presiones” de las autoridades procuradoras de justicia.

“Es una práctica totalmente ajena e irrespetuosa a nuestro modo tsotsil, desenterrar el cuerpo de nuestro compañero y hermano Simón Pedro para practicarle la necropsia de ley y así confirmar que murió por los impactos de armas de fuego”, agregó.

Manifestó que “por la presión del sistema de justicia del mal gobierno mexicano, la familia de nuestro compañero y hermano Simón, tuvo que aceptar con dolor e indignación porque de lo contrario dejarían en libertad al mentado asesino, por la forma de utilizar las leyes el mal gobierno”.

Además de lo anterior, señaló Las Abejas, “el proceso de justicia del cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano Simón Pedro, va muy lento como de por sí así es el modo del sistema de justicia del mal gobierno en México”.

Remarcó: “Cuando se trata de un caso de un indígena que es pobre, que es defensor de derechos humanos y de la vida y sobre todo si lucha contra el sistema de mal gobierno y de ricos y poderosos”.

Expresó que “es absurdo que el abogado pida pruebas con el argumento de que Simón Pedro se murió de alguna enfermedad grave que padecía antes de ser herido por las balas o porque no le dieron primeros auxilios, a pesar de que ahora sabemos y aclaramos que el compañero y hermanos Simón Pedro recibió por lo menos dos disparos de arma de fuego en la cabeza y que el agresor le disparó por la espalda y que lo estuvo siguiendo y vigilando durante el día, antes de dispararle”.

Ante esta situación, exigió “a los administradores del sistema de justicia del mal gobierno mexicano, que hagan justicia de verdad y no simulada por el cobarde asesinato de nuestro compañero y hermano. Pedimos respeto y que no jueguen con la dignidad del caso”.

La agrupación informó también que este sábado concluyó una jornada de tres días de ayuno y oración en las diferentes comunidades que conforma nuestra organización, para pedirle a Dios padre-madre que nos dé fuerza y nos guíe en el camino de la paz y de la justicia ante tanta oscuridad y violencia desmedida en estas tierras tsotsiles”.

lunes, agosto 02, 2021

En San Salvador Atenco reclaman llevar a Fox y Peña ante la justicia

Recuerdan despojos y represión

Deben responder aunque no se reúna la votación esperada, señalan 

Pobladores de San Salvador Atenco, estado de México, votaron ayer en la consulta ciudadana y dijeron estar a favor de juzgar a los ex presidentes Enrique Peña Nieto y Vicente Fox Quesada por la represión contra los opositores a la construcción del nuevo aeropuerto en el municipio de Texcoco.Foto Javier Salinas
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 2 de agosto de 2021, p. 24

San Salvador Atenco, Méx., Pobladores de San Salvador Atenco emitieron ayer sus votos en la consulta ciudadana con una exigencia unánime: someter a juicio a los ex presidentes Enrique Peña Nieto y Vicente Fox Quesada, a quienes han acusado de ser los autores intelectuales de la represión, acoso y violación de derechos humanos que las autoridades cometieron en su contra en 2001, 2002 y 2006, principalmente durante su lucha contra la construcción en Texcoco del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La afluencia fue nutrida, sobre todo en la mañana.

Salir a votar es importante por tanta injusticia y anomalía que se ha cometido, sobre todo aquí, en Atenco. En especial queremos enjuiciar a Fox y Peña Nieto porque se ensañaron con Atenco, con las violaciones a las mujeres y la represión, y que se den cuenta de que el pueblo ya despertó. Queremos que se quite el fuero a todos para que sean castigados, dijo Jesús Adán Espinoza, uno de los dirigentes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT).

Aquí en Atenco ha habido muchas injusticias, violaciones, detenciones. Se debe castigar a los ex presidentes responsables de la represión; en Atenco no se olvidan los atropellos, dijo Alfredo Peralta, uno de los vecinos que acudió a emitir su voto.

A temprana hora fueron instaladas en Atenco las casillas por representantes del INE y ciudadanos designados. En la explanada municipal, frente a la alcaldía, fue colocada una, a la que acudieron cientos de pobladores a emitir su voto, muchos de ellos integrantes y simpatizantes del FPDT.

El movimiento atenquense llamó a los pobladores a emitir su sufragio y consideró que aun cuando no se reúnan los votos necesarios, eso no debe ser impedimento para aplicar la justicia.

El gobierno está obligado, a pesar de que no se junten los votos necesarios, a buscar la manera de hacer justicia, independientemente de la consulta, que es una forma participativa importante; creo que la justicia no se puede quedar en eso. Tenemos que exigir a este gobierno que cumpla con la ley en este país, con la Constitución, dijo César del Valle, otro de los dirigentes del FPDT.

Tenemos memoria

En Atenco tenemos memoria y es muy importante que se logre juzgar a los (ex) presidentes, y más en Atenco por todo lo que pasó, dijo Érick Alfredo Peralta Meneses, un vecino que acudió a votar.

El FPDT expuso que Peña Nieto debe ser enjuiciado como autor intelectual de la represión de mayo de 2006, cuando fuerzas policiacas federales y estatales tomaron el poblado, asesinaron a Alexis Benhumea, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México y al joven Javier Cortés, detuvieron y encarcelaron ilegalmente a más de 200 campesinos y cometieron agresiones sexuales contra mujeres.

En el caso del ex presidente Vicente Fox, explicaron, fue el responsable del despojo de 5 mil 384 hectáreas de sus tierras mediante el decreto de expropiación emitido en octubre de 2001 para la edificación del después cancelado aeropuerto alterno al de la Ciudad de México en Texcoco. También de la represión cometida el 11 de julio de 2002, cuando fueron detenidos 12 campesinos y José Enrique Espinoza asesinado a golpes por la policía.