martes, agosto 15, 2017

43 razones

43 Días | | 1. Porque a tres años, 43 jóvenes aspirantes a profesores siguen desaparecidos | ¡Comparte estas 43 razones!


domingo, agosto 13, 2017

Reconoce Naciones Unidas los 23 años de labor del centro de derechos Tlachinollan

Es un trabajo de muy alto nivel en la defensa de los derechos humanos, señala
Abel Barrera, presidente del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, elogió la labor de los padres de los 43 normalistas desaparecidosFoto Sergio Ocampo
Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 13 de agosto de 2017, p. 14
Tlapa de Comonfort, Gro.
Jan Jarab, representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, hizo un reconocimiento a la labor realizada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan durante los 23 años de labor que hoy se conmemoraron en esta ciudad, el corazón de la Montaña Alta de Guerrero.
El representante de la ONU asistió como invitado especial a la presentación del informe del organismo no gubernamental: Guerrero: Mar de luchas, montaña de ilusiones.
El de Tlachinollan, dijo, es un trabajo de muy alto nivel, muy profesional en la defensa de los derechos humanos, como lo testimonian los informes. El de ahora lo veremos con mucho interés, porque es más ambicioso y más innovador quizá que los precedentes.
Eso significa que todavía los temas de violencia e impunidad están presentes. Desde los años 90 no se resuelven, permanecen con nosotros y ahora algunos, como son el ataque a las tierras y el territorio (en referencia a la lucha de San Miguel del Progreso, municipio de Malinaltepec, contra las empresas mineras), son más dramáticos.
Sostuvo que la labor de Tlachinollan es importante, porque se dedica a muchas áreas relevantes de los derechos humanos, como es el caso emblemático de los 43 (estudiantes desaparecidos de la normal de Ayotzinapa), pasando por los temas de impunidad y violencia, hasta los derechos económicos y sociales, como es la garantía a la consulta, al agua, a la alimentación y a una vivienda digna.
Insistió en que lo importante es que se está creando una tradición de un trabajo comprometido y profesional que es reconocido a escala nacional e internacional, porque incluso esta labor de Tlachinollan ya ha sido premiada mundialmente varias veces. Les deseamos mucho apoyo y quiero reiterar nuestro apoyo y admiración.
Miguel Nieva, consultor forense internacional y parte del Equipo Argentino de Antropologías Forense, expresó: Sólo tengo palabras de agradecimiento para los compañeros de Tlachinollan y las organizaciones que trabajaron en esto, pero en especial para los papás (de los 43 desaparecidos), que sin la confianza de ellos no se hubiera podido sacar este trabajo. Su confianza fue fundamental para realizar nuestra labor.
Bernabé Abraham Gaspar, en nombre de los padres de los 43 estudiantes, pidió a los asistentes que se unan a la lucha por la presentación de sus hijos. A tres años de su desaparición, el gobierno no ha dado una solución satisfactoria. Por eso del 15 al 26 de septiembre llevaremos una jornada nacional de lucha por los miles de desaparecidos en el país.
Desaparecen a los maestros
Abel Barrera Hernández, presidente de Tlachinollan, se refirió al caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. No llegan los maestros porque los desaparece el gobierno. Porque los ejecuta el gobierno en la Autopista del Sol, porque son los hijos de la lumbre y del fuego; somos rayo, maíz, cultura y resistencia. Somos dignidad y el orgullo de un país pisoteado por la sangre de jóvenes que quisieron germinar como la milpa.
Ustedes, dijo Barrera Hernández a los familiares de los 43 desaparecidos, que han soñado con sus hijos maestros, sin pretenderlo, son ahora los maestros de los derechos humanos. En su clamor de justicia ahora está la gran trinchera de México de pelea por los derechos humanos, así con el emblema de sus hijos en el pecho, encarando el poder, desde (Enrique) Peña Nieto hasta el procurador, y allá en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Son ustedes, recalcó, los que abrieron ese camino para que la asistencia jurídica llegue a México y sea luz para poder iluminar esta sombra, donde gobierna el Estado, con verdades solamente para decir que existe muerte, que existe silencio, penumbra, la nada, que domina el caos y que gobierna la delincuencia.
Al acto asistieron representantes de Amnistía Internacional y de organizaciones no gubernamentales y sociales, quienes al término del evento llevaron a cabo una marcha que culminó en el zócalo de Tlapa.

sábado, agosto 12, 2017

Congresista de EU se reunió con padres de los 43


Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de agosto de 2017, p. 9
El congresista estadunidense Alan Lowenthal realizó una vista a México del 7 al 9 de agosto, durante la cual se reunió con familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014 y habló con diversos activistas sobre la crisis de derechos humanos que atraviesa el país.
La visita de Lowenthal fue una importante muestra de solidaridad con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos y otras víctimas de violaciones a los derechos humanos, y de su compromiso para seguir apoyando su lucha de justicia, resaltó Maureen Meyer, coordinadora del Programa para México de la Oficina de Washington para América Latina (Wola, por sus siglas en inglés).
Durante el encuentro con el legislador demócrata por el estado de California, las familias de los estudiantes agradecieron su visita y expresaron la esperanza de que ese apoyo les ayude a encontrar la verdad sobre sus hijos.
Por su parte, Lowenthal subrayó que fue una experiencia aleccionadora y conmovedora para mí. El dolor y la angustia que estas familias han soportado es simplemente inimaginable. Me llenó de humildad ver la fortaleza que han demostrado a lo largo de esta tragedia y me asombró su perseverancia para saber qué ocurrió a sus hijos y su determinación para que nunca sean olvidados.
Desde la desaparición de los estudiantes, destacó Wola en un comunicado, el legislador ha estado pendiente del caso.
Lowenthal también se reunió con la embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson, así como con activistas y expertos en derechos humanos.

El Centro Tlachinollan documenta casos de violencia e impunidad en Guerrero

Informe anual de 500 páginas sobre desapariciones, desplazamientos y agresiones
Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de agosto de 2017, p. 9
Guerrero es uno de los estados con mayores índices de violencia e impunidad, y uno de los capítulos recientes que mejor lo demuestra es la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como diversas agresiones sufridas por luchadores sociales, periodistas y habitantes de comunidades que luchan contra la imposición de megaproyectos.
Así lo indica el informe Guerrero: mar de luchas, montaña de ilusiones, elaborado por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, que será presentado hoy en la ciudad de Tlapa y en el cual se detalla cuáles son algunos de los fenómenos más preocupantes ocurridos en la entidad sureña entre junio de 2016 y julio de 2017.
El documento, de más de 500 páginas y dividido en 13 capítulos, subraya en primer lugar que la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa continúa siendo un agravio no solucionado, en el cual el gobierno se aferra a la hipótesis de que los jóvenes fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula, pese a que diversos estudios científicos descartan esta posibilidad.
La resistencia a explorar otras líneas de investigación –como lo sugirió el Grupo de Expertos enviado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos–, la obstrucción permanente a la justicia e incluso el espionaje a los padres de las víctimas deja ver la existencia de un pacto siniestro de impunidad, trazado burdamente entre los altos mandos políticos y militares.
Respecto de la inseguridad en general, el estudio de Tlachinollan indica que Guerrero es la quinta entidad con mayor cantidad de homicidios dolosos cometidos en los primeros cinco meses de este año, con 955, de los cuales 340 ocurrieron en el municipio de Acapulco, 106 en Chilpancingo, 65 en Chilapa, 47 en Zihuatanejo y 39 en Coyuca de Benítez.
De hecho, en mayo pasado, Guerrero fue el estado más violento de México, al registrar 216 asesinatos intencionales, lo que significa un promedio de siete al día.
En otro renglón, el informe consigna que, de acuerdo con el Índice Global de Impunidad México 2016, Guerrero se ubica en el grupo cuatro de impunidad, considerada muy alta, y tiene una cifra negra de 95.8, superior a la nacional, que es de 92.8.
Estos datos indican que en el estado existe baja cultura de la denuncia y muy alta desconfianza a las instituciones de seguridad y justicia, ya que éstas cuentan con poco personal e infraestructura en el proceso de impartición de justicia.
Un dato revelador, puntualizó el informe, es que la entidad cuenta con 68 elementos en la Fiscalía, por cada 100 mil habitantes, ligeramente por debajo del promedio nacional, que son 76.
En lo que se refiere al desplazamiento forzoso, el estudio señala que éste ha crecido porque las autoridades estatales han dejado cruzar el umbral de la deshumanización de familias que, teniendo su casa, se quedan a esperar la muerte o se ven obligadas a huir como si fueran criminales o si tuvieran que pagar una ofensa causada a la comunidad.
Luego de manifestar que este desplazamiento es súbito e intempestivo, y causa trauma e incertidumbre, los autores del documento consideran que una de las causas de dicho fenómeno es la confrontación de los grupos del crimen organizado para controlar el territorio.
A propósito de los megaproyectos, el informe destaca que el gobierno federal ha otorgado al menos 44 concesiones a empresas mineras nacionales y extranjeras, sobre todo en las regiones de la Montaña y Costa Chica, sin respetar el derecho de los pueblos a una consulta previa, libre e informada, lo cual ha generado múltiples conflictos sociales.