viernes, mayo 11, 2007

Líderes de Atenco, más que estar en prisión, viven en un centro de exterminio: familiares

Desde su encarcelamiento en mayo de 2006 enfrentan un hostigamiento permanente
Con variadas argucias se impide que reciban visitas de sus parientes en el Altiplano

ISRAEL DAVILA

Ignacio del Valle (izquierda) y Adán Espinoza, dos de los líderes de ejidatarios de San Salvador Atenco, en una fotografía de julio de 2002. Familiares de Del Valle denunciaron el hostigamiento que padece en prisión Foto: Francisco Olvera

Almoloya de Juárez, Mex., 10 de mayo. Desde su ingreso al penal de máxima seguridad del Altiplano, antes La Palma, en mayo de 2006, Ignacio del Valle, Felipe Alvarez y Héctor Galindo, dirigentes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco, han estado sometidos a un hostigamiento permanente de las autoridades, denunciaron hoy familiares de estos internos.

Castigos recurrentes, abusos del personal de custodia, tratos denigrantes en el interior de la cárcel y el impedimento para que sus familiares los puedan visitar cada semana, han sido algunas de las situaciones que durante un año han tenido que enfrentar los integrantes del FPDT, que el sábado pasado fueron sentenciados a 67 años y medio de prisión.

"Este no es un centro de readaptación social sino un centro de exterminio", dijo una de las parientes de los dirigentes del movimiento de Atenco, quien prefiere no dar el nombre para que no le nieguen, de nueva cuenta, el ingreso al penal.

Sumidos en la rabia por la excesiva condena que les impusieron a Del Valle, Alvarez y Galindo, los familiares revelan una serie de irregularidades a las que se han enfrentando desde que las autoridades determinaron declarar a los tres atenquenses como personas de alta peligrosidad.

Por ejemplo, la madre adoptiva de Héctor Galindo no ha podido ingresar al penal y ver al detenido, debido a que la dirección del centro penitenciario no reconoce la existencia de parentesco entre ellos, por lo que cada semana se le niega el ingreso.

A pesar de que ha acudido a la Comisión de Derechos Humanos, la señora no ha tenido éxito.

Por su parte, la esposa de Felipe Alvarez sólo ha podido ver a su marido en dos ocasiones en un año que lleva recluido en el penal del Altiplano. La dirección del centro federal de readaptación social no quiere otorgarle el permiso para su ingreso, debido a que el nombre de su acta de nacimiento con el que aparece en la credencial de elector no es idéntico, aun cuando se trata de la misma persona. A Felipe sólo lo ha podido visitar su hermano.

El caso de Ignacio del Valle no es diferente. Sus hermanas tampoco han tenido suerte, y al líder más visible del movimiento sólo lo frecuenta un familiar a quien no le han puesto obstáculos las autoridades. No obstante ni sus hijos ni su esposa ni varias de sus hermanas lo han podido ver en este año de reclusión.

Los tres atenquenses no tienen derecho a nada en el interior del penal del Altiplano. Libros, periódicos y revistas las tienen prohibidas. Si las cartas que les envían sus familiares tienen dibujos o marcas, son severamente castigados con el aislamiento hasta por tres semanas, como ya ha ocurrido con Ignacio del Valle y Felipe Alvarez.

También les cancelan continuamente su derecho a una llamada telefónica a la semana. Les dan cinco minutos para comer y si no lo hacen en ese periodo, los regresan a su celda.

Cabe señalar que los familiares aseguraron que cada vez que salen y entran a la celda son desnudados para ser revisados por el personal de custodia.

Además, en el interior del penal existen castigos colectivos, es decir, si alguien comete una falta en algún módulo, todos los internos recluidos ahí son castigados.

Los tres atenquenses se encuentran separados y en distintos módulos, por lo que es imposible que haya contacto entre ellos. Ignacio del Valle se encuentra en el módulo 4 del penal de máxima seguridad, Felipe Alvarez pasó del 5 al 8 y Héctor Galindo será trasladado a otro modulo, ya que hace unos días había permanecido también en el 8.
Fue hasta hace dos semanas, cuando una comisión de magistrados de la Corte visitó a los líderes del FPDT, que las cosas han cambiado un poco. "Pero de seguro este cambio de actitud es temporal, porque cuando la Corte concluya con sus visitas para la investigación que realiza por los hechos de mayo del año pasado, todo volverá a ser igual para ellos", comentó otro de sus parientes.

Ahora, tras ser sentenciados, los familiares aseguran que Del Valle, Alvarez y Galindo se encuentran tranquilos. "Así nos los han expresado porque saben que son inocentes. Sólo nos piden que sigamos en lucha", dijeron.

Madres en resistencia

En un mes como mayo, ¿cómo no hablar de las madres de los desaparecidos? ¿De aquellas a las que les secuestraron hijos? ¿Cómo no hablar de aquellas a las que les robaron los motivos, a las que les hurtaron la vida, a las que les asaltaron la calma? ¿Cómo no hablar de aquellas que nacieron de sus hijos para no olvidar, para no perdonar, para resistir, para hacer una maternidad social y colectiva? ¿Para construir un corazón que abrace a los hijos de todas y se encuentre en la mirada del humilde, del que nada tiene y luche por él siempre?

Amores históricos, amores de ruptura, amores escindidos, amores de colores, amores en resistencia, amores en rebeldía. Lágrimas disciplinadas, dolores conjugados. Las madres de los desaparecidos se inscriben en ese territorio inaplazable e impostergable de la búsqueda de los suyos, en esa tortura cotidiana de no saber dónde se encuentran los hijos, de no saber qué tipo de homicidas los rodean, ¿Qué sádico perverso los maltrata? De todo lo que implica el no saber, de pensar una y mil veces si alguien les da como alimento, cobija o sustento una golpiza salvaje, los ultraja de manera cotidiana, los humilla por diversión, los viola o los degrada tan sólo por placer. Esas son las dudas, las incertidumbres, las angustias y las pesadillas de las madres de los desaparecidos.

Madre, compañera, hermana, maternidad colectiva, cuerpos maltratados, voces despedazadas, cordones umbilicales del tiempo hechos añicos; la historia las evoca, el pasado las convierte en historia, los hijos las presienten, el futuro las espera, el presente las reconoce, el pueblo las reclama como suyas: Madres de la Plaza de Mayo, madres de Eureka, madres de Atenco, madres de Oaxaca, madres del Mundo, nuestro corazón las abraza. Nuestro amor subversivo las busca y las encuentra. Madres todas.

Jennifer Yólotl Yohualli Sánchez Tecla, David Antonio Sánchez Tecla y Leticia Tecla

Preparando cuerpos de Elite - El Fisgón


jueves, mayo 10, 2007

Urge presencia solidaria por Atenco en el Plantón del penal "Molino de las Flores"


A Tod@s l@s Adherentes de La Otra Campaña

Se Informa que a partir del dia 7 de Mayo, quedó instalado un plantón permanente a las afueras del penal Molino de las Flores en Texcoco, L@s compañer@s que permanecen por ahora están también haciendo guardias en el Penal de Santiaguito, por lo que debemos participar para fortalecer este plantón en Texcoco con asistencia, cobijas, tiendas de campaña, agua, viveres, lonas, etc.
Se les invita también a tod@s aquell@s que puedan asistir a realizar actividades artísticas y culturales a ponerse en contacto directamente con los compañeros que están en el plantón.

Es urgente nuestra participación para que este plantón se mantenga al igual que el de Santiaguito.

Atentamente: Planton de Santiaguito, Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía, Colectivo Opuesto a la Brutalidad Policiaca – Canada, Frente de Pueblos en Defensa de la tierra, Frente Único Nacional de trabajador@s del IMSS, Colectivo La´k Hormiga, Coordinación de Trabajo Zona Centro, Ocupación Auditorio Che Guevara, La Otra Cultura D.F., Colectivo Liik’il Cancún y Adherentes individuales de la otra campaña.

Marcha por la libertad y contra la sentencia de 67 años de carcel a los compas


Ante la terrible sentencia contra Ignacio del Valle, Felipe Alvarez y Hector Galindo de pasar 67 años de prisión en la cárcel de exterminio en La Palma, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra convoca al pueblo de México a:

Marchar por la libertad de los presos políticos de Atenco el Sábado 12 de mayo a las 4 de la tarde de Angel de la Independencia a los Pinos.

Ni un día mas de cárcel.

¡Libertad Ya!

Atencazo a la justicia


jueves, 10 de mayo de 2007, Por Ricardo Monreal Avila

A partir del pasado fin de semana podemos incorporar al diccionario de la justicia mexicana un nuevo término: atencazo, o la decisión mediante la cual se aplica crueldad judicial extrema a luchadores y líderes sociales en nombre del Estado de Derecho.

La sentencia del juez penal primero de Toluca de condenar a 67 años con 6 meses de prisión a los líderes de Atenco, Ignacio Valle, Héctor Galindo y Felipe Alvarez, tiene el tufo rancio de los años del autoritarismo político de la época de Gustavo Díaz Ordaz. ¿El delito? Secuestro equiparado. ¿Contra quién? Contra cuatro funcionarios de la Secretaría de Gobierno del Estado de México. ¿Cuánto tiempo estuvieron "secuestrados"? Unas horas. ¿Quién acusa? El propio gobierno que los juzga.

Equiparar con el delito de secuestro la retención por unas horas de servidores públicos que llevaban la encomienda de conversar y negociar un acuerdo con los ahora sentenciados, no es secuestro. Al menos, no lo es en los términos que las disciplinas criminológicas prevén para este delito, donde debe mediar violencia extrema y la obtención de un beneficio económico para los secuestradores. Los funcionarios del gobierno estatal, ¿fueron interceptados al salir de su domicilio, de un cajero automático, en un crucero de tránsito, al dejar sus oficinas o bajo cualesquier otra circunstancia bajo las cuales son secuestrados y extorsionados día tras día inermes ciudadanos mexicanos y extranjeros en nuestro territorio? ¿Estuvieron en todo momento bajo la condición de cautiverio, que implica estar amarrados de pies y manos, con los ojos vendados, en un cuarto de aislamiento, sometidos a tortura y sin identificar a sus victimarios? ¿Dónde está la solicitud de rescate por parte de los dirigentes encarcelados y sentenciados?

En otras palabras, ¿Daniel Arizmendi, el tristemente célebre "mochaorejas", que acumuló una fortuna de 50 millones de pesos mediante el secuestro, realmente es equiparable con los dirigentes de los campesinos y ejidatarios de Atenco que están defendiendo sus tierras y se niegan a venderlas o a ser expropiados?

Voltaire señaló que "la justicia llevada demasiado lejos puede transformarse en injusticia". Pero si además se aplica parcialmente, retrocedemos a ese estado natural del hombre descrito por Platón en La República: "Yo declaro que la justicia natural no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte". Y, en efecto, el atencazo es precisamente eso: no un acto de justicia, sino una decisión para determinar judicialmente --en un conflicto entre autoridades y ciudadanos--, quién es el más fuerte, a quién asiste el derecho a la fuerza y no la fuerza del derecho o la razón.
Para ilustrar el tamaño de esta justicia "llevada demasiado lejos", es decir, de la injusticia real de una sentencia formalmente justa, tenemos algunos indicadores. En los mismos hechos de violencia de los que se responsabiliza a los líderes de Atenco, hubo dos jóvenes muertos residentes del mismo municipio. ¿Dónde están los responsables? Libres. Ni siquiera han sido identificados. ¿Cuántos presos hay por los abusos cometidos contra mujeres de esa comunidad por parte de las fuerzas del orden y acreditados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos? Ninguno.

Por otra parte, el mismo día en que fueron sentenciados los líderes de Atenco fue dictada casi en la misma región, con similar código penal y por jueces pares, una sentencia tres veces menor, de sólo 18 años, al operador de cárteles del narcotráfico, Ismael Higuera Guerrero, "El Mayel". Portar machetes es más peligroso que traficar con drogas. Por otra parte, ¿qué otros secuestradores o "delincuentes equiparables" han recibido este tipo de sentencias en el Estado de México, una de las mayores entidades con este tipo de delitos? Fuera del "Mochaorejas", que purga una sentencia de más de 300 años, no se tiene registro de un "castigo ejemplar" como el impuesto a los presos de Atenco, cuya sentencia desmedida viene a confirmar ahora lo que siempre se negó: que no deben ser considerados infractores menores del orden común, sino verdaderos rebeldes mayores que desafían un orden especial y superior, el orden político de gobierno.

La sentencia de 67 años (la Procuraduría del Estado solicitó el doble; el benigno juez concedió lo mínimo) exhibió la trama esencial del atencazo o machetazo judicial: si no son "reos peligrosos" del orden común, como el juez se encargó de subrayar, entonces el elevado número de años sólo se explica por el carácter extraordinario de los reos de Atenco, el cual no es otro que su condición de presos del orden político.

¿A quién amenaza la libertad de Ignacio del Valle, Héctor Galindo y Felipe Alvarez? Al orden político establecido en Atenco y a los intereses económicos que ese orden representa. El daño de los "macheteros" de Atenco no es a la sociedad civil, sino a las sociedades anónimas que codician sus tierras.

No podemos soslayar las consecuencias previsibles del atencazo judicial. La más inmediata es su generalización por el principio de proximidad y equiparación en casos similares. Tenemos a los líderes de la APPO de Oaxaca, en la misma cárcel y con cargos similares a los de Atenco, esperando sentencia. Más los líderes de movimientos de protesta que surjan en los próximos años, por la proclividad de los actuales gobiernos de enfrentar la presión social con la represión policial.

Criminalizar la protesta social es uno de los instintos básicos de los gobiernos de derecha. Les aterra ver a los marginados, excluidos y pobres en las calles defendiendo sus derechos más elementales. El término "luchadores sociales" o "demandantes de justicia" no existe en su mapa conceptual. "Si fueran eso que dices tendrían abogados serios de despachos famosos litigando en los tribunales", piensan muchos de ellos. "Terrorismo", es el término con el que se sienten más cómodos, seguros y confiados en esta guerra a favor del orden y la seguridad.

Orden, seguridad y autoridad, son las coordenadas de la derecha. Para "socializar" estos principios tiene un ejército de maestros, la policía; una escuela, la cárcel; y una coartada ideológica y política, el "terrorismo".

El atencazo o machetazo a la justicia que implica esa sentencia de 67 años desnuda al Estado de derecha (no de Derecho) que se quiere implantar en el país. Hay que revestirlo y, por supuesto, revertirlo.

Presos políticos de Atenco (represión para atizar la crisis)


jueves, 10 de mayo de 2007 Alvaro Cepeda Neri

Conjeturas

I.- En el cacicazgo de los (des)gobernadores en los 31 Estados de nuestro todavía incipiente federalismo, los jueces del fuero común o sea de los funcionarios que integran, en cada uno de ellos, el Poder Judicial, en lugar de ser servidores públicos que para interpretar y ejecutar las leyes deberían normar su criterio conforme a las disposiciones apuntaladas democrática ya republicanamente, se someten a lo que les ordena el gobernador en turno.

II.- El derrumbamiento del sistema presidencial priísta, con motivo de la alternancia en la Presidencia de la República, aflojó el tradicional centralismo político y los gobiernos federales panistas no le han encontrado la cuadratura al círculo del antiguo control, por lo cual los gobernadores están imponiendo sus férreos caciquismos y ellos son la última palabra.

III.- De tal manera los gobernadores son los nuevos virreyes, que reúnen en sus manos los tres poderes, ya sea sobornando a los diputados de todos los partidos, presionando a los jueces (a los que amenazan con ser despedidos) y, como tienen el mando directo de las policías y del ministerio público, entonces tienen un poder absoluto. Y coludidos con el poder económico de los empresarios, presionan a los medios de comunicación, para que éstos solamente publiquen lo que es de su agrado.
IV.- Además y para rematar, en las pasadas elecciones federales esos caciques estatales ayudaron al PAN para que Calderón pudiera, contra viento y marea, ganarle al PRD con López Obrador, por la pírrica diferencia de 300 mil votos que, de todas maneras deslegitimaron al panista sobre todo con la negativa de que a toro pasado podamos los ciudadanos tener acceso a los paquetes electorales que el IFE, el TRIFE y la Corte, para beneplácito de Los Pinos, habrán en breve de incinerar, para que no quede huella de la sospecha de que haya habido un fraude electoral.

V.- En el Estado de México, entre los reinados autoritarios de Arturo Montiel, el corruptísimo (des)gobernador a quien le han perdonado su saqueo, y el actual Peña Nieto (éste sobrino de Montiel), se han generado varias crisis políticas, porque gran parte del pueblo se ha inconformado por el despotismo con el que es "gobernado". Manifestaciones también a caballo entre el foxismo y el calderonismo quienes se han sumado a ese autoritarismo.

VI.- Precisamente en Atenco, uno de los 121 municipios, es donde los mexiquenses han estado más activos defendiendo sus derechos y exigiendo más republicanismo-democrático para resolver sus problemas sociales, recibiendo a cambio respuestas represoras, a sangre y fuego, de sus (des)gobernadores. Hace poco más de un año tuvo lugar un levantamiento en esa comunidad, cuando brutalmente la policía arremetió contra sus pobladores y éstos respondieron, a la violencia gubernamental, defendiéndose y más los reprimieron.

VII.- Y hubo homicidios y encarcelados. A los primeros sus familiares los llevaron a sus tumbas. A los segundos les imputaron todos los delitos contemplados en el código penal mexiquense, con la orden al juez para que los juzgara con todo el rigor, interpretando las sanciones al máximo. Y así a los tres dirigentes de las protestas les impusieron, a cada uno 67 años y seis meses. No les decretaron la pena de muerte, porque está derogada.

VIII.- Otros más están en capilla. Se trata de atizar la crisis política. Está claro que los atenquenses se habrán de movilizar, aparte de que sus abogados interpondrán amparos hasta agotar los demás recursos, pero, por lo pronto, esos mexicanos que defendieron sus derechos contra los excesos del abuso del poder, han sido encarcelados de por vida y solamente saldrán con los pies por delante rumbo al panteón o el incinerador.

IX.- El juez los sentenció a más de 67 años, mientras que el Procurador, que depende directamente del (des)gobernador Peña Nieto, insiste en pedir la revisión, ya que pide para cada dirigente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra... ¡120 años de prisión! Estamos frente a un hecho del abuso del poder y la complicidad entre dos poderes: el Judicial y el Ejecutivo, para ejecutar una venganza.

X.- Se llama Abel Villicaña el Procurador del Estado de México, cuando mejor debió llamarse Caín. La sanción quiere ser, al estilo de los trogloditas, una "lección", cuando solamente está avivando la inconformidad social y que en cualquier momento volverá a estallar con más furia contra el (des)gobernador Peña Nieto quien, como está claro, no tiene límite en ejercer autoritariamente el poder, precisamente cuando los gobernadores hacen y deshacen a su capricho sobre la vida y los bienes de quienes tienen la desgracia de sobrevivir en esas entidades.

Itinerario Politico: Atenco: va el aeropuerto

La reactivación del proyecto para construir una terminal aérea alterna a la de la ciudad de México en aquel municipio parece una locura, pero hay muchos indicios de que será así
¿Qué pensaría usted, lector, si le decimos que el gobierno federal analiza, con toda seriedad, revivir el proyecto para la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco, en el controvertido municipio de Atenco, en donde el entonces presidente Fox sufrió su más escandalosa derrota política?
Sin duda se alzarían muchas voces que, con toda razón, podrían argumentar que se trata de una decisión descabellada, que sería un despropósito del nuevo gobierno federal o, incluso, que se trata de una batalla perdida, sobre todo por la polarización causada por el encarcelamiento de algunos de los principales líderes de la región -de los "macheteros"-, que se opusieron y que fueron sentenciados a desorbitadas penas corporales, de hasta 67 años de cárcel.
Acaso asistiríamos a la reactivación del movimiento social de los llamados "macheteros" -el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra-, al fortalecimiento de grupos sociales que tripularon al movimiento de resistencia, como el alicaído Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y de sectores del PRD que hace un quinquenio le apostaron al fracaso del gobierno de Vicente Fox, en ese proyecto específico, que de haberse realizado habría competido con la espectacularidad de los segundos pisos en Periférico, la obra faraónica del entonces alcalde de la capital del país.
En efecto, la reactivación del proyecto para construir un aeropuerto alterno al de la ciudad de México en San Salvador Atenco parece una locura, pero hay muchos indicios de que será retomado por el gobierno de Felipe Calderón, una vez que aún sin terminar la remodelación del aeropuerto actual, su saturación y vida útil ya han sido rebasadas por la demanda, además de que se habría desechado de manera definitiva la alternativa de construirlo en el estado de Hidalgo.
Y la primera pregunta que salta es de sentido común. ¿Por qué insistir en Atenco? Se pueden esgrimir muchos argumentos, sobre todo técnicos: que se trata del lugar ideal, que ya existen todos los estudios y proyectos, los planes y planos de la nueva terminal aérea... Pero además de todas esas razones técnicas, al parecer existe una razón más poderosa, que pesa por sobre las demás. Una razón política, entreverada con una suerte de orgullo partidista y, en el extremo, de reto personal.
Más claro. Todos saben que precisamente en Atenco el gobierno de Vicente Fox sufrió la más severa derrota política, al ver cancelado lo que sería la obra de infraestructura más importante de su gestión. Con el tiempo, Atenco se convirtió en un triunfo del gobierno perredista de la capital del país, gestión que logró sacar adelante, contra viento y marea, los segundos pisos, en tanto que Vicente Fox debió retroceder ante su incapacidad política y la de sus colaboradores para impulsar la terminal aérea. Atenco, al final de cuentas, se convirtió en un símbolo de lucha de grupos sociales como el EZLN, entre otros, contra la imposición arbitraria del gobierno derechista de Fox.
Por eso, el gobierno de Calderón parece dispuesto a convertir en victoria política y en símbolo de su capacidad de negociación y de control de daños lo que para el gobierno de Fox fue su mayor derrota. Y en efecto, el segundo gobierno panista ya trabaja para establecer un programa de control de daños en Atenco, que podría incluir una delicada negociación política con las partes en conflicto, el perdón para los líderes de Atenco acreedores a una descomunal sentencia corporal de más de 60 años de prisión, el pago justo por las tierras sobe las que se construiría el aeropuerto, además de un agresivo programa de desarrollo en la zona.
No sabemos si ya se tomó la decisión final, pero lo que es cierto es que se analiza en serio y con cuidado esa posibilidad; se calculan los riesgos, se diseñan las estrategias y se pulsan los obstáculos y los antídotos para superarlos. Se trata, de tomarse la decisión final, de una apuesta política de alto riesgo, pero de importantes beneficios políticos, económicos y de imagen para el nuevo gobierno, empeñado en dar resultados y en abrir nuevos frentes de eficacia, más allá de la poca lucidora batalla contra el crimen organizado y el narcotráfico.
Y como en todo proyecto de esa naturaleza, el gobierno federal requerirá de aliados políticos fuertes, que encuentren en esa alianza un beneficio (contante y sonante). Y los aliados ya están a la vista. Como todos saben, un sector del PRI tiene en el gobernador del estado de México, Enrique Peña, a un potencial candidato presidencial para 2012, incluso para algunos priístas se trata de más aventajado precandidato presidencial por ese partido.
Pues bien, uno de los grandes beneficiados políticos de la construcción del nuevo aeropuerto sería el gobernador mexiquense, cuyos bonos políticos y de imagen se irían a las nubes si al final de cuentas se reaviva el proyecto de San Salvador Atenco para construir la nueva terminal aérea. Y si al final de cuentas se le da luz verde el proyecto, podremos saber de qué está hecho el gobierno de Calderón. Al tiempo.

México injusto

Detrás de la Noticia
Ricardo Rocha
No sé usted, pero yo sí percibo un país cada vez más disparejo e inequitativo. De contrastes todavía más brutales y ofensivos. Donde lógica y ética parecen conceptos cada día más distantes de la realidad.

La condena infame a 67 años de prisión de Ignacio del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo, dirigentes del Frente de Pueblos Unidos en Defensa de la Tierra, es verdaderamente atroz. No sólo porque equivale a una cadena perpetua de la que nadie saldrá vivo sino por el tufo repugnante a venganza contra estos tres activistas de San Salvador Atenco.

La misma sentencia establece que no tiene nada que ver con los enfrentamientos de mayo de 2006 cuando la toma abusiva del poblado mexiquense por efectivos federales y estatales. Lo que ahora castiga el juez José Alfredo Blas Hernández es la retención de funcionarios del estado de México. Establece el delito de "secuestro equiparado" y una pena descaradamente desproporcionada, que es mucho mayor a la de El Mochaorejas y del triple de la que purgan grandes capos del narcotráfico. Otra comparación válida es con la tragedia de la mina Pasta de Conchos en Coahuila: a varios ejecutivos de Minera México se les encontró responsables del delito de "homicidio culposo", pero bastó que uno solo pagara fianzas de 165 mil pesos por cada uno de los 65 mineros muertos; total, un poco más de 10 millones de pesos que son apenas una propina para esta empresa valuada en miles de millones de dólares.

Aunque, la verdad, no se requieren comparaciones externas. Al interior, el caso hierve de injusticias e irregularidades judiciales: los ahora sentenciados ni siquiera estuvieron presentes en la fuenteovejunesca retención de funcionarios, por lo que nadie ha podido probarlo; ni por antecedentes penales ni por evidencias Del Valle y sus compañeros son delincuentes, se trata en cambio de luchadores sociales reconocidos por su comunidad; pese a no ser criminales y a ser juzgados en un tribunal estatal, fueron confinados en el penal federal de alta seguridad de La Palma junto a los más peligrosos delincuentes del crimen organizado; desde su detención hace más de 12 meses -han perdido ya un año de su vida- están incomunicados, y ni siquiera la esposa de Ignacio, Trinidad Ramírez, ha podido ver a su marido un solo minuto; sobre dos de sus hijos pesan órdenes de aprehensión y están prófugos por los mismos motivos.

Pero lo más grave es que del lado contrario reina la impunidad más absoluta: mientras que a los atenquenses se les castiga cruelmente, a los policías federales y estatales acusados de uso excesivo de la fuerza, tortura y violación contra pobladores de Atenco -en mayo del año anterior- apenas se les ha molestado con algunas faltas administrativas y ahí andan libres como si nada de lo que vimos hubiese sido cierto.

Tan libres como el ex gobernador Arturo Montiel -junto con Fox, responsable de la actual situación-, quien con su esposa se ha convertido en un patético pero risueño personaje de las revistas del corazón que no paran de contar sus hazañas en las más caras tiendas de París; que es una de las ciudades y centros turísticos donde se ubica la docena de mansiones que el grotesco personaje eligió para perpetuar su estulticia a costa del saqueo de las arcas del estado de México y sus negocios escandalosos. Mientras tanto, su sucesor Enrique Peña Nieto se niega a la grandeza del indulto.

Pero hay todavía un pecado mayor. Y es la saña con que en este país se castiga al disidente, al opuesto, al que protesta, al que no se deja, al que grita en el surco o en la plaza pública. Por eso los intentos de criminalizar la lucha social no son casuales. Seamos francos: estamos frente a un caso de venganza política porque Del Valle y otros luchadores sociales de Atenco se opusieron a la construcción del nuevo aeropuerto que iba a ser la gran obra del sexenio anterior, aunque también el gran negocio del sexenio anterior.

Pero se equivocan quienes piensan que este capítulo está cerrado. Son quienes no aprenden de la historia. Ni siquiera de las décadas recientes. Los que creen que todos los gobernados somos idiotas. Los que, a pesar de todo, juegan con fuego.

Presos de conciencia de Miahuatlán, Oaxaca, escriben a presos de conciencia de Atenco

A los Presos Políticos y de Conciencia de San Salvador Atenco

A la Otra Campaña y sus Adheridos

A los Plantonistas de Santiaguito

A todos los presentes:

Los que suscriben, Presos Políticos, recluidos en el penal de Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca. Les mandamos un cordial saludo y reiteramos nuestro apoyo y solidaridad con la problemática que actualmente se está viviendo.Después de estos cortos saludos pasamos a lo siguiente, como ya es bien sabido fuimos detenidos a raíz de nuestra participación en el movimiento político-social que se desarrollo en Oaxaca, cuya demanda principal es la destitución del gobernador Ulises Ruiz Ortiz por su política de represión que a desatado sobre organizaciones sociales, indígenas, campesinos y estudiantiles y sobre el pueblo oaxaqueño. Dicha demanda no se ha logrado, y que al inicio fue el magisterio el principal protagonista y posteriormente se suman organizaciones y el pueblo oaxaqueño al moviendo, lo cual dio origen a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) dicha asamblea convocaba al pueblo a organizarse y tener participación y representación en dicho movimiento.

Muchos acudimos al llamado de la APPO porque de una u otra manera hemos recibido la agresión del estado, dejando a un lado nuestras diferencias ideológicas, siempre buscando el fin común tratando de caminar juntos hacia el mismo objetivo y tratando de evitar los obstáculos, al inicio el movimiento fue muy pacífico, posteriormente al transcurrir el paso de los días se empezó a radicalizar, se tomaron edificios públicos y privados (juzgados, cámara de diputados, radio Universidad, canal 9 de Oaxaca y radios comerciales) se instalaron barricadas para protegerse de la agresión del estado y las marchas eran muy numerosas, la agresión del estado fue cada día más fuerte desde la represión, intimidación, detenciones y hasta el asesinato de muchos compañeros, posteriormente llegó la Policía Federal Preventiva, PFP, y se suscitan varios enfrentamientos de los cuales se desprende la detención de varios compañeros y desaparición de muchos de ellos.

Las detenciones eran masivas y la agresión de la PFP era muy común en las detenciones y manifestaciones, la violación de las garantías individuales y de los derechos humanos en las detenciones es común hasta la fecha. Nuestra detención no es ajena a ello se nos han violados nuestros derechos hasta la fecha, actualmente nuestro proceso va muy lento y cada vez tratan de demorarlo más, aunque no hay pruebas que demuestre nuestra responsabilidad de participación en los delitos que nos fabrican la autoridad es cada día más negligente y torpe. Bueno no queda más que esperar y no decaer y de echarle ganas, seguir siempre firmes, hasta llegar al objetivo planteado, tenemos muchas esperanzas de salir pronto, con la frente en alto porque no somos delincuentes, los delincuentes están en el gobierno y sus instituciones, los delincuentes son aquellos que nos han empobrecido y explotan al pueblo, aquellos que les roban sus recursos y sus tierras, aquellos que nos matan de hambre y dicen que en México no pasa nada.

Sabemos que hay muchos compañeros presos y que siguen deteniendo más, acá en el estado de Oaxaca, las movilizaciones siguen y la represión también, la lucha no tiene final, ni precio alguno.Hemos visto salir a muchos compañeros y llegar a otros más, cada día que pasamos tras estas rejas pensamos que tal vez sea el último y que el amanecer será junto a nuestra familia y lejos de estos barrotes que aprisionan nuestra libertad.

Tras más de cinco meses de prisión, las noticias llegan muy poco, y la información es escasa, pero la solidaridad con la que actualmente está pasando con nuestros hermanos de Atenco y de diversos lugares siempre está presente y nunca dudaremos en brindarles nuestro apoyo y en darles la mano cuando nos necesiten.

El problema no sólo está en Oaxaca, en Chiapas, sí no en todo el país, la pobreza cada día se deja ver más en cualquier rincón del país y es notable la gran explotación y el enriquecimiento de unos cuantos, el sobrevivir cada día es más difícil para miles de mexicanos y las políticas del estado cada día son más privatizadoras y la imposición de una serie de reformas como las del IMSS, ISSSTE, cuya reforma en vez de mejorar a la clase trabajadora la está perjudicando más al igual que a sus usuarios, todo está encabezado a la privatización y al beneficio de unos cuantos.

Es momento de empezar a organizarnos, de unir fuerzas de limar diferencias y construir para llegar al fin deseado por todos, un mundo con libertad de igualdad, sabemos que el camino es largo y que hay muchos obstáculos que vencer, pero hay que seguir caminando día a día, sembrando la semilla que algún día las generaciones futuras han de cosechar y disfrutar.

Nos despedimos y esperamos pronta solución al problema de los presos de Atenco y su liberación inmediata. No se desesperen presos de Atenco y sigan echándole ganas y gracias a toda la gente que de un modo u otro apoyan a todos los presos políticos de México y que no han dado ni un paso atrás para exigir la libertad de todos.Damos un agradecimiento a todos aquellos que han hecho posible que nuestra voz sea escuchada en este foro y aquellos que han sido portadores de nuestro problema que actualmente pasamos.

Jorge Sánchez García
Jairo Vázquez García
Álvaro Rodríguez Damián
Sacramento Delfino Cano Hernández

67 años de carcel, de ese tamaño es su miedo


En el evento que se realizo en la facultad de economía de la UNAM contra la terrible sentencia de 67 años de cárcel contra Ignacio del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo, la llamada fue a la unidad entre todos los sectores y organizaciones sociales para detener el Estado Mexicano pro Fascista y lograr la libertad de todos los presos de Atenco y del país.En este evento estuvieron presentes Luis Javier Garrido, González Ruiz, Miguel Álvarez, una representante del Centro de Derechos Humanos Agustín pro y Trinidad Ramírez del Frente de Pueblos en defensa de la Tierra y esposa de Ignacio del Valle, quien inicio este evento diciendo:

“Hoy pretenden quitar nuestra propia vida sentenciando a los compañeros a 67 años de prisión, mi compañero tiene 52 años, ¿alcanzaría a vivirlos todavía? ¿Para estar preso? ¿Para estar preso físicamente? Porque afortunadamente moralmente no, no han apresado su ideas y sigue firme porque el sabe que defender sus derechos implica represión, el esta consciente, pero tampoco esta vencido, tampoco acepta esta injusticia, sabe que es una infame injusticia, algo que no es así para los que lavan dinero, asesinan, secuestran. Pero esa es la injusticia que vivimos esas son las leyes que están echas a conveniencia de los gobiernos y que nadie las va a cambiar si no somos nosotros. A todos les pedimos que se unan a esta lucha por la libertad, por la libertad de todos los presos de país.

Tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas y poniendo nuestro corazón, por que de lo contrario no vamos a poder avanzar, quiero aprovechar este momento para mandarle un mensaje a mis hijos que es la única manera en que me puedan escuchar, yo espero que ellos desde el lugar donde estén me escuchen, América: Te amo, ¡no te rindas¡ me siento orgullosa de ti, vamos a seguir luchando y no vamos a permitir que te detengan, tú eres una joven como tantos jóvenes que están aquí, que tiene visiones, y libre de pensar como quieras pensar siempre y cuando apliques la justicia como te hemos enseñado, tienes que ser justa para con los demás. Ulises: desde donde estés y se que no tienes a tu familia a tu lado ¡resiste!, se que piensas en ellos así como yo pienso en ustedes, como madre se que piensas en tus hijos, anhelas tenerlos, ese es el precio Ulises de pensar diferente pero no te arrepientas de ser así ,tenemos que seguir adelante, tu como padre estas construyendo un futuro para tus hijos, un futuro libre, así como lo hemos construido tu padre y yo, deben de sentirse orgullosos de su padre, el, es el hombre mas honesto que he conocido, el es mi compañero y estaré con el hasta el final y a mi Cesar pues nadamas decirle que lo amo porque el esta tras las rejas, pero amo a mis hijos, amo a mis compañeros y los quiero ver libres , amo a mi pueblo de Atenco y amo a mi patria y por eso ni un paso atrás”.

Y en su participación Miguel Álvarez propuso: esta reunión esta llamada a generar una iniciativa, la convicción no es solo estar unidos en la indignación, ni siquiera estar unidos en la solidaridad esta lucha no es solo apoyar Atenco, es responsabilidad de todos y sobre esa base pensamos que hoy la lucha de los presos es la única que nos podemos plantar de acción centrada por la lucha de la libertad de todos los presos del país.Ante el auditorio que se encontraba lleno González Ruiz pregunto: ¿a quien va dirigida esa sentencia q rebasa el marco físico de esas personas? ¿es solamente para castigar aquellos a quienes el estado considera individuos riesgosos para sus intereses? Yo pienso que el mensaje es mas profundo, es mas fuerte y es mas riesgoso para todos nosotros, esa sentencia implica o quiere que los mexicanos nos paralicemos frente las acciones del gobierno , esa moustrocidad de resolución va contra el pueblo de México. Hay que ubicar en el marco nacional el momento en que se da esa resolución, ¿que ocurre? Se desata un proceso de militarización de la vida nacional, el ejercito resuelve a bazucazos “dicen” un asunto de narcotráfico, para que se justifique la presencia del ejercito. Ese proceso de militarización de la vida nacional tiene el propósito de que nos habituemos a que los soldados anden por las plazas, la guerra blanda se encarga de modificar el marco legal del país para que ya no sea violatorio lo que ellos hacen, es violatorio que espíen a los ciudadanos, que los detengan, todo eso que hoy es ilegal quieren convertirlo en legal para ganar la guerra blanda que es la guerra de las ideas. El caso de la sentencia, resulta normal desde esa lógica, esa es la casta política, ese es su proyecto de país.

Y ya cuando le toco el turno a Luis Javier Garrido no dudo en llamar “fascistoide al poder político en México” y convoco “a detener esta embestida ya, porque estamos en los inicios de un proyecto que dentro de unos meses seria mas difícil parar. Y recalco Garrido:”La sentencia es contra todos los mexicanos, el proceso de fascistizacion, no tiene precedentes en la historia del país, y debemos de responder que todos somos Atenco, que defender a Ignacio y a sus compañeros, es defender las mejores causas y valores del país, es defender al país, hagámoslo ya ahora unidos”.Ángel Benhumea dio a conocer que en una reunión de la sexta y entendiendo los momentos que se están viviendo, se plantaron las bases de una iniciativa nacional para luchar en contra de la represión, por la libertad de los presos políticos de Atenco, Oaxaca y el país, y también coincidió con los otros ponentes que “ este es un Estado de excepción donde ya no hay leyes, todos los que estamos aquí somos candidatos a terroristas”.

Y como es común que por su exilio forzado por las ordenes de aprehensión América del Valle mando un audio donde en referencia a la condena a su padre Ignacio del Valle y demás compañeros dice: “Estamos ya a un año de injusticia y los verdugos quieren extenderlo hasta lo último de los días, somos inocentes y no aceptamos ni un segundo, ni un día, ni un año, ni 67 o 90 años de prisión porque no somos delincuentes, no somos violadores, asesinos torturadores, porque para eso tendríamos que ser igual que ustedes (refiriéndose a Peña Nieto y demas q participaron en la represion de Atenco) detrás de las rejas estamos muchos mas mexicanos que hoy condenan a 67 o 90 años, y que no nos extrañe que los verdugos exijan mas años de condena porque de ese tamaño es su miedo. La sentencia que sea es una orden de peña nieto y sus esfuerzos son muchos e inservibles porque nadie le va a creer que se rige por el estado de derecho, la sentencia no es un hecho que vaya a ser consumada, a menos que esperemos esos años sentados, recuerden que Atenco dio el ejemplo que los decretos no son irrevocables y lo decimos no solo por esta sentencia absurda con la que pretenden bajarnos la moral, lo decimos por las reformas al ISSSTE y todas las reformas que quieren imponernos, desde donde quiera q estemos tenemos que echar abajo la sentencia, pero sobre todo tenemos que arrancar la libertad absoluta de todos los presos políticos”.

Así terminó este evento donde el Frente de Pueblos en defensa de la Tierra refrendo su compromiso por la libertad de los presos políticos, invitando a la marcha de sábado 12 de mayo del Ángel de la Independencia a los Pinos a las 4 de la tarde en la Ciudad de México.

Asegura el procurador mexiquense que van tras otros líderes de Atenco

Apelan de la sentencia contra Ignacio del Valle y Felipe Alvarez; falta Héctor Galindo
Asegura el procurador mexiquense que van tras otros líderes de Atenco

RENE RAMON , SILVIA CHAVEZ , ISRAEL DAVILA , JOSE GALAN
Trinidad del Valle, acompañada de algunos integrantes del FPDT, habló sobre los "presos políticos" ante estudiantes de la Facultad de Economía de la UNAM Foto: Cristina Rodríguez
Siguen pendientes de cumplirse siete órdenes de aprehensión en contra de dirigentes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FTDT) de San Salvador Atenco, principalmente por el delito de ataques a las vías de comunicación, dio a conocer el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), Abel Villicaña Estrada.

El funcionario anunció asimismo que esta semana presentará argumentos legales para que no se reduzca la pena impuesta a los líderes del FPDT, Ignacio del Valle, Felipe Alvarez y Héctor Galindo, a quienes se impusieron condenas de 67 años y seis meses de prisión por el delito de secuestro equiparado. Por lo pronto, la defensa de Ignacio del Valle y Felipe Alvarez presentó ayer un recurso de apelación contra la sentencia.

El procurador estatal, entrevistado en el municipio de Nezahualcóyotl, no proporcionó los nombres de las personas que a un año de la represión no han sido detenidas por la policía ministerial mexiquense.

Villicaña Estrada argumentó que ante la confidencialidad de la averiguación previa, la PGJEM no dará a conocer los nombres de quienes aún busca, pero aseguró que en la mayoría de los casos es por ataques a las vías de comunicación, "y en menor medida" por supuestos crímenes como secuestro equiparado.

El funcionario defendió la actuación de Alfredo Blas Hernández, juez primero de lo penal con sede en Toluca, quien el sábado pasado condenó a los tres dirigentes del FPDT recluidos en el penal de máxima seguridad del Altiplano, antes La Palma. Negó que el impartidor de justicia emitiera "una decisión arbitraria", pues la PGJEM presentó los elementos necesarios para que se fincara responsabilidad penal contra los líderes del FPDT.

En el municipio de Almoloya de Juárez, la abogada Bárbara Zamora presentó recursos legales con miras a revocar la sentencia "desproporcionada" impuesta a Del Valle y Alvarez, pero sobre todo con el objetivo de lograr su exoneración. La litigante argumentó que no existen elementos que acrediten la responsabilidad de sus defendidos en secuestro equiparado. En cuanto al abogado de Héctor Galindo, no ha apelado la condena, y el plazo para hacerlo vence el viernes.
Por la mañana del miércoles, Bárbara Zamora acudió a los juzgados aledaños al penal de Santiaguito para la audiencia del juicio 96/06 que se instruye en contra de 174 personas detenidas en Atenco en mayo pasado, acusadas de secuestro equiparado y ataques a las vías de comunicación.

En esta causa, Zamora no sólo representa a Ignacio del Valle y Felipe Alvarez, sino a 11 personas más, entre ellas César del Valle, hijo del líder del FPDT, quien se encuentra recluido en Santiaguito.

A la audiencia estaban citados los últimos cuatro policías de los 86 que requirió el juez segundo penal de Toluca, Jaime Maldonado Salazar, para ratificar las acusaciones en contra de los atenquenses. A la cita sólo acudieron tres uniformados, pero fue suspendida y reprogramada para dentro de 20 días.

Al concluir la audiencia, Zamora presentó en el juzgado primero su apelación contra la sentencia dictada a Del Valle y Alvarez. En entrevista, se quejó de que el juez primero penal de Toluca no le ha entregado copias certificadas que solicitó para elaborar su recurso de apelación, y exigió los documentos, para dar cumplimiento a lo que establece el Código de Procedimientos Penales.

Por su parte, Trinidad del Valle, esposa de Ignacio del Valle, señaló que sólo la unidad y la movilización popular podrá sacar a los "presos políticos" de las cárceles mexicanas; "que lo sepan los gobiernos ineptos y sordos que no escuchan al pueblo".

Ante estudiantes y académicos de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México, Trinidad del Valle exhortó a intelectuales, artistas, académicos, sindicatos y organizaciones populares democráticas a sumarse al movimiento por la libertad de "nuestros compañeros víctimas de gobiernos represores y corruptos".

Doña Trini, como le llaman, destacó que los detenidos no están dispuestos a aceptar un indulto, porque significaría "aceptar una responsabilidad que no tienen, ya que sólo defendieron sus derechos, y por ello no tienen por qué pedir ninguna disculpa", mientras que la amnistía que han solicitado algunos sectores del PRD "está bajo evaluación, y pronto fijaremos una postura".
el municipio de Naucalpan, el dirigente del PAN en el estado de México, Francisco Gárate Chapa, consideró improcedente otorgar amnistía a líderes del FPDT, pero exigió sancionar con la misma pena a jefes policiacos que participaron en los hechos violentos ocurridos de Atenco hace un año.

Familia del Valle dice no a indulto

Edomex. Crearán frente para liberar a presos políticos del país
La defensa de líderes atenquenses detenidos apela la sentencia de 67 años y seis meses.

Trini, compañera de Ignacio del Valle, acompañada de Mario Benítez, El Gato Foto: Javier García
10-Mayo-07

La “Declaración Política del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra” no dejó lugar a dudas: “Nosotros no pedimos el indulto” porque nuestros compañeros “no tienen nada por qué pedir perdón”. Ésa fue la respuesta oficial del frente, en voz de Trini Ramírez, compañera de Ignacio del Valle, contra la sentencia de 67 años y medio que un tribunal impuso al líder de los comuneros de Atenco, junto con Héctor Galindo y Felipe Álvarez.
En el auditorio Ho Chi Minh de la Facultad de Economía de la UNAM, Trini también convocó a formar un frente común con todas las organizaciones que luchen por la libertad de los presos políticos de todo el país. La propuesta fue retomada y respaldada por todos. “No somos violentos, no somos radicales; únicamente somos gente que defiende su tierra y sus derechos”.
Trini compartía la mesa con Ángel Benhumea, padre de Alexis, uno de los dos jóvenes que murió en los enfrentamientos de Texcoco y San Salvador Atenco ocurridos el 3 y 4 de mayo de 2006, luego de que una granada lacrimógena le estalló en la cabeza; Enrique González Ruiz, Luis Javier Garrido, Luisa Pérez, de la organización defensora de derechos humanos Agustín Pro Juárez; moderaba la mesa Mario Benítez, El Gato. Trini recordó que Ignacio del Valle tiene 57 años. "Y lo han sentenciado a 67 años de prisión. Eso es darle cadena perpetua". América del Valle, hija de Trini e Ignacio del Valle y que se encuentra prófuga desde hace más de un año, envió un mensaje grabado al público: “Atenco dio el ejemplo que los decretos no son irrevocables”. Lo mismo sucede con las sentencias, la ley del ISSSTE, etcétera.
Apelan la sentencia
En Almoloya de Juárez, la abogada Bárbara Zamora apeló la sentencia de 67 años y seis meses de prisión que recibieron los líderes atenquenses por el secuestro de seis funcionarios estatales, en febrero y abril de 2006.
En el escrito que entregó este miércoles al juez primero penal de Toluca, Alfredo Blas Hernández, argumenta que no hay elementos para sentenciarlos y piden que una sala del tribunal revise el fallo del juez por considerarlo excesivo y fuera de la realidad.
La abogada insistió en que es una sentencia demasiado alta y por ello agotarán todos los recursos legales que tienen. El primer paso es esta apelación que podría tardar entre cuatro y cinco meses en revisión; después el amparo ante el Poder Judicial federal y sólo hasta entonces la sentencia estaría firme.
El documento fue entregado cerca de las 13:00 horas en el juzgado primero penal con sede en el penal de Santiaguito, en el municipio de Almoloya de Juárez, donde se llevó a cabo una audiencia más del proceso penal que se le sigue a más de 100 personas por los hechos del 3 y 4 de mayo de 2006.
Después de varias inasistencias acudieron los últimos policías de cargo para ampliar su declaración, con lo cual quedó prácticamente desahogada la primer prueba que presenta el Ministerio Público. Los elementos policiacos acusaron a los procesados de haberlos mantenido privados de su libertad.
Además, dijeron que todos participaron en el bloqueo de las avenidas, pero no lograron identificar con precisión quiénes eran las personas porque ya pasó un año. Ahora toca desahogar las pruebas de los abogados defensores que tienen testimonios donde acreditan que las personas señaladas por los policías no pudieron estar en el bloqueo porque se encontraban en otro lugar a esa hora.
Sobre la sentencia que recibieron los internos en el penal del Altiplano el fin de semana pasado, la abogada Bárbara Zamora se quejó de que hasta el momento no le han dado copia de la resolución, lo cual dificulta su defensa.

México y Toluca. Lydiette Carrión y Claudia Hidalgo

Expresan su molestia por justicia parcial

En relación con los presos políticos de Atenco -nuevo caso desafortunadamente ejemplar- queremos unir nuestra voz y al mismo tiempo exhortar a las personas, organizaciones civiles y movimientos sociales en México y el extranjero, para expresar nuestra mayor indignación frente a las autoridades federales y del estado de México, que han manipulado de manera por demás infame e inaceptable la impartición de justicia.

En contra del pueblo de San Salvador Atenco se han ejercido primero presiones ilegales para despojarlos de sus tierras, después actos de represión y abusos de autoridad que incluyeron homicidios, violaciones a mujeres y hombres, tortura, lesiones y detenciones arbitrarias, allanamientos y cateos ilegales, sin que hasta la fecha se haya sancionado a los agentes de policía ni a los autores intelectuales de las gravísimas violaciones a sus derechos humanos, y finalmente procesos judiciales tortuosos, con evidentes irregularidades, que desembocaron en sentencias de más de 65 años de prisión para algunos de los dirigentes.

A los diputados y senadores les exigimos que rectifiquen a la brevedad las muy graves decisiones que sus antecesores y ellos mismos han tomado al aprobar recientes reformas penales, entre otras sobre el secuestro equiparable y terrorismo, cuya torcida aplicación representa peligrosas regresiones para la vida democrática de México.

Al mismo tiempo nos dirigimos a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que presenten a la brevedad el informe de su investigación sobre lo ocurrido en Atenco, y para pedirles que en ejercicio de sus atribuciones impidan el atropello y la provocación que significa pretender volcar de manera tan absurda e injusta "todo el peso de la ley" contra una de las partes.

Una vez más vuelve a tener vigencia un antiguo reclamo popular: liberación de los presos políticos, respeto a los derechos humanos y salvaguarda de la justicia.

Por Paz con Democracia: Miguel Alvarez, Juan Bañuelos, Guillermo Briseño, Ana Esther Ceceña, Juan Brom, Alicia Castellanos, Miguel Concha Malo, Carlos Fazio, Magdalena Gómez, Pablo González Casanova, Héctor de la Cueva, Dolores González, Oscar González, Higinio Muñoz, Gilberto López y Rivas, Manuel Pérez Rocha y Samuel Ruiz García

Mujeres en resistencia: Declaración de Oaxaca

28 de Abril de 2007
Más de 200 mujeres de 10 Estados de la República Mexicana, migrantes de Estados Unidos e invitadas de 7 países de nuestra región nos hemos reunido en Oaxaca para intercambiar nuestras experiencias de resistencia y juntas debatir sobre el mundo que queremos:

Nosotras todas, comenzaremos cada día, decidiendo a dónde ir:

A la universidad, a estudiar el planeta o las plantas medicinales, la computación o las artes, el náhuatl o el inglés.

Nos trasladaremos al trabajo creativo, a nuestros propios negocios, al empleo bien remunerado, a recibir salario igual por trabajo igual.

Iremos al mercado con nuestros monederos, podremos comprar zapatos y vestidos, libros y música. Escucharemos la radio o compraremos los diarios, seguras de encontrar buenas noticias.

Optaremos para ir al centro de salud o con la curandera, gozaremos de nuestra sexualidad y decidiremos con quién, cuándo y cómo tener o no tener crías.

Tendremos familias y relaciones amorosas equitativas, con parejas cómplices y respetuosas.

Organizaremos fiestas en donde todos los habitantes de nuestros pueblos cantemos y bailemos hasta el amanecer y a la mañana siguiente, en cada casa habrá suficientes alimentos para desayunar y nuestros retoños irán a la escuela bien bañados, vestidos de libros de colores y letras sabias, con sus cuadernos en blanco para escribir su propia historia.

Y cuando llegue el atardecer, iremos a las reuniones con otras mujeres, a la asamblea con las autoridades, investidas nosotras mismas de la soberanía que nos permite gobernar nuestros cuerpos, nuestros municipios, nuestra patria.

Saldremos a caminar por las calles sin miedo, sonriendo porque la vida vale la pena vivirla".

Tenemos derecho a volver tangibles los sueños, lo sabemos porque estos dos días hemos dialogado y escuchado con dolor y coraje los atropellos sistemáticos cometidos por los gobiernos estatales y federal hacia las mujeres que organizadas luchamos por agua, por tierra, por luz, por maíz, por trabajo, por democracia, por justicia, por decisiones libres, por no discriminación de las personas con capacidades distintas, por igualdad….Por la autonomía de nuestros cuerpos y de nuestra nación.

Constatamos los aportes y enseñanzas de mujeres con capacidades diferentes, indígenas, lesbianas, amas de casa, trabajadoras sexuales, feministas, artistas, sindicalistas, anarquistas, jóvenes, adultas mayores, políticas, colonas, provenientes de más de 30 movimientos sociales cuyas demandas y luchas diversas tienen un rasgo común la resistencia: a la pobreza, al patriarcado, al machismo, al neoliberalismo, a la violencia feminicida, a la falta de democracia y justicia.

Hemos aprendido de las diversas y creativas formas de la resistencia, que tenemos la fuerza para construir el país y el continente que deseamos y para enfrentarnos al sistema económico y de gobierno que nos atropella y que en ocasiones y nos obliga a migrar.

Hoy acusamos al Estado Mexicano de alta traición, porque los impedimentos para conquistar nuestros sueños se gestan en sus incumplimientos y violación a nuestros derechos fundamentales, a las leyes nacionales y a los acuerdos y tratados internacionales.

El presidente impuesto, representante de la derecha lacerante que pretende amputar nuestras libertades, ha sustituido la legitimidad por la mano dura, dando continuidad al establecimiento de una política que criminaliza y reprime a los movimientos sociales.

En Atenco, Oaxaca y Chiapas la represión policíaca se ha recrudecido sobre nuestros cuerpos, en Castaños, Coahuila, Guerreo y Zongolica los responsables de las atrocidades y vejaciones han portado uniforme militar, en Ciudad Juárez y el país entero el Feminicidio ha contado con la complicidad de las autoridades y se ha cobijado en la impunidad.

La presidencia, la milicia, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el IFE, los malos gobiernos estatales, el autoritarismo en sus diversos rostros no tiene para nosotras ninguna máscara más, levantamos nuestras voces para decir que nuestra paciencia se acabó!!! Acusamos al Estado y sus instituciones por cada uno de sus delitos contra nuestros derechos e integridad.

A los líderes sociales y políticos de la izquierda les demandamos congruencia para forjar la unidad que necesita este país.

Reunidas en Oaxaca, declaramos:

No cejaremos en nuestras denuncias y seguiremos reclamando justicia, democracia y fin a la impunidad. En este encuentro hemos tendido los lazos que nos fortalecen y nos permiten desde nuestra diversidad construir el mundo que queremos:

Justicia para las mujeres!
Presentación inmediata de desaparecidos!
Libertad a presas y presos políticos!
Que los presos sean ubicados en las cárceles estatales correspondientes!
Alto a la criminalización de movimientos sociales!

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 28 de abril de 2007

miércoles, mayo 09, 2007

La barbarie en Atenco - Rocha


La doble moral y su inhumanidad

Pietro Ameglio

Nos llenamos de indignación al leer la noticia de la condena por 67 años de cárcel a Ignacio del Valle, Felipe Alvarez y Héctor Galindo, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de Atenco, acusados de dos “secuestros equiparados”. Y quedan todavía de la otra campaña en esta lucha social 25 presos entre Santiaguito y Texcoco, cientos con procesos penales y varios prófugos. Irónicamente, pero confiamos que también proféticamente, la sentencia fue dictada el mismo día que en Cuernavaca se le entregaba al FPDT y a Ignacio del Valle el XV Premio Nacional de Derechos Humanos Don Sergio Méndez Arceo.
Cuesta siquiera imaginar el nivel de ensañamiento y venganza del actual gobierno, y sus múltiples socios. Tuvimos el privilegio de conocer a Nacho, a su familia y a los activistas del Frente por su solidaridad con nuestro Frente Cívico por la Defensa del Casino de la Selva, desde el 2002; allí construimos acciones y relaciones de mutuo compañerismo. Ellos han sido pioneros en el México reciente de la solidaridad real entre movimientos, pues han acudido en innumerables ocasiones a apoyar luchas sociales legítimas, con generosidad y valor. Puedo decir que es un hombre honesto, bueno de corazón, sencillo, generoso, inspirado en valores humanistas de la mayor altura. Igual diría de los que alcancé a tratar del FPDT.
Una buena foto de la actual situación mexicana es para mí el hecho que una persona como Nacho reciba una condena así y esté en un penal de alta seguridad como el Altiplano, junto a reos de elevada peligrosidad social que no reciben ni un tercio de su sentencia y hacen lo que quieren. Lo que él y sus compañeros hicieron es nada en comparación a los que dieron la orden de disparar y a los que mataron a Francisco Cortés y Alexis Benhumea en Atenco, y a los que violaron a más de 30 mujeres. ¿Dónde están ellos? ¿Alguien los ha identificado o hay alguna, al menos, averiguación previa contra ellos? Según la valiente abogada defensora de estos luchadores sociales, Bárbara Zamora, “ni siquiera las víctimas los reconocieron como responsables”; ellos ni siquiera estaban allí en el momento del supuesto secuestro.
Pero más allá de este inexorable argumento jurídico, está el hecho de que no puede ignorarse que dentro de un conflicto social se atraviesan muchas dinámicas de lucha, de ambas partes, mismas que no deben ser interpretadas sólo penalmente sino que tienen que contextualizarse dentro de un proceso que incluye con frecuencia omisiones y agresiones de las dos partes. La historia así lo muestra y nadie debe escandalizarse, porque esa es la etapa de humanización que todavía enfrenta nuestra especie. Con esta reflexión no pretendemos justificar nada, simplemente ahondar en desnudar esta estrategia de los gobiernos en México, particularmente de los últimos años, donde se busca convertir a los cuerpos de los activistas sociales, o de cualquiera que esporádicamente reclame un derecho, en blanco de la represión, tratándolos como criminales comunes (para ello también está la aprobación de la nueva ley antiterrorista).
A sus acciones se aplicará sólo el filtro del orden jurídico legaloide, casi siempre con pruebas falsificadas y testigos a modo, sin el contexto del proceso legítimo y legal de luchar por derechos antes violentados porque, en realidad, los activistas están permanentemente defendiéndose de previas agresiones impunes de todo tipo por parte de la autoridad.Cuál ha sido la táctica reciente más usada -además de las cíclicas cuotas de muertos- a gran escala nacional: el arresto masivo aterrorizante e impune, con todo tipo de violaciones, ilegalidades y vejaciones imaginables. Hacernos sentir que no valemos nada, que no tenemos ningún poder ante la autoridad, que a propósito refuerza su poder cometiendo descarada y visiblemente las arbitrariedades (policiales, militares, judiciales, políticas).
Esta táctica del terrorismo masivo, en diferentes escalas, es la que permite actualmente a esta etapa capitalista una expansión nunca antes vista, pues enriquece sobremanera al mejor instrumento de reproducción capitalista conocido hasta ahora: la guerra, intrínsecamente necesaria para la perduración y crecimiento de este modelo económico. Como hemos afirmado otras veces, la gran trampa que enfrentamos es la construcción desde los poderes de la inseguridad ciudadana, en la que la población aterrorizada se le sobrepone la idea de seguridad con la de paz, logrando que en nombre de esa palabra mágica -seguridad- la sociedad renuncie a siglos de conquistas en sus derechos. Se detuvo, entonces, la reflexión y dejó su lugar al terror. Cesan así los aún mínimos derechos humanos que rigen.
El gobierno, en complicidad con los medios, logró hace un año instalar masivamente ese terrorismo contra la ciudadanía a través de los medios, tergiversando los hechos originados en el municipio de Texcoco, con una violación de la autoridad a los derechos de vendedores ambulantes de flores. Construyeron con mucha precisión la figura del chivo expiatorio, alguien monstruoso que encarnaba a todos los males sociales y a quien si se le eliminaba se acababan los problemas. Esa ilusión infantil, como diría Piaget, instala a la población en un gran infantilismo social, y representa por tanto un mecanismo letal para la toma de conciencia ciudadana, permitiendo avanzar a las fuerzas del orden de forma indiscriminada y violenta. Al dejar de pensar y ver la población permite cualquier abuso inimaginable, con tal de sentir su cuerpo y el de los suyos seguro. Por eso el gobierno, y sus aliados, son ampliamente favorecidos por la violencia y la polarización social ya que les permite infantilizar más a grandes mayorías, que les depositan todo su ser con tal que les hagan sentir seguros, aún a costa de matar, encarcelar o torturar.
Se acaba así de escribir un capítulo más de esa telenovela que el gobierno nos quiere hacer creer acerca de su preocupación por nuestra seguridad y bienestar: ya hay chivo expiatorio y castigo ejemplar, donde se demuestra la decisión y firmeza de la autoridad, que enseña la validez oficial de la Ley del Talión y la venganza (Aeropuerto y la otra campaña dixit). La población puede respirar tranquila, hay quien nos cuide. Para algunos, sólo faltaría decir: “Aleluya, gloria a dios, ya se respeta el Estado de derecho en México. Estamos en paz”.
Pero demos un paso más a fondo en la reflexión de este hecho tan infame. Este paso tiene que ver con una característica tan intrínseca a la derecha: la doble moral. Hace semanas se orquestó en México una campaña muy agresiva, con descalificaciones de todo tipo, incluso hasta el grado de “excomulgar” a quienes votaran a favor de la despenalización del aborto en ciertas circunstancias. Todo se planteó bajo el eje de la “defensa de la vida”. No estamos en contra del legítimo derecho a debatir y defender públicamente posturas éticas esenciales, ni mucho menos nos asustan los llamados a la desobediencia de conciencia, pero sí discrepamos radicalmente de las formas condenatorias y unilaterales de presentar los argumentos. Pero, sobre todo, de la doble moral. ¿Cómo atreverse a llamar a la desobediencia civil y antes haber condenado enérgicamente cuantas acciones de este tipo igualmente legítimas llevaron a cabo el zapatismo, la APPO y la resistencia al fraude electoral? ¿De qué “respeto a la vida” nos pueden hablar seriamente el gobierno, y sus aliados, si permiten semejante atropello legal y humano a estas personas del FPDT, y a los otros más de 500 presos políticos y de conciencia en el país? ¿De cuál “respeto a la vida” nos pueden hablar si dejan impune el asesinato y violación de la anciana nahua Ernestina Ascensión Rosario atribuyéndolo a causas gastrointestinales? ¿De qué “respeto a la vida” nos pueden hablar si dejan impunes las decenas de violaciones certificadas por la propia CNDH de hombres y mujeres de la otra campaña en Atenco y la APPO en Oaxaca, y los asesinatos de Francisco y Alexis? ¿De qué “respeto a la vida” nos pueden hablar si financian y encubren la creación de más grupos paramilitares en Chiapas, bajo la fachada de la OPDDIC, que roban tierras comunitarias productivas, ganado y matan indígenas?
Me temo que las autoridades quieran reforzar -a través de esta desproporcionada militarización y criminalización de la protesta social- este camino de violación a los derechos humanos básicos que busca provocar desánimo o un choque violento contra quien controla “el uso del monopolio legal pero ilegítimo de la violencia estatal”. Siguiendo con la cita del Dr. Marín: “el monopolio de la violencia legal en manos de la dictadura civil o militar de los capitalistas es humanamente ilegítima y fuente de creciente inhumanidad, por ello la absoluta necesidad de impulsar, como se expresó en las conclusiones del XXII Congreso de ALAS en Chile: la desobediencia debida a toda orden de inhumanidad”.
Muchas autoridades –en franco proceso de debilitamiento aunque parezca lo contrario- ignoran que a cada vez más mexicanos y mexicanas estas injusticias nos refuerzan en las energías de continuar luchando organizada y no violentamente por una tierra más justa y humana para todos y todas. Una cobardía como ésta al FPDT nos motiva a redoblar esfuerzos, porque nuestra lucha se engloba en los procesos de humanización de nuestra especie.

La movilización popular liberará a los presos políticos: Trinidad Ramírez


José Galán

México, DF. Sólo la unidad y la movilización popular podrá sacar a los presos políticos de las cárceles mexicanas; que lo sepan los gobiernos ineptos y sordos que no escuchan al pueblo, advirtió Trinidad del Valle, esposa de Ignacio Del Valle, sentenciado a 67 años de prisión junto con Felipe Alvarez Hernández y Héctor Galindo por los hechos del año pasado en San Salvador Atenco.

Ante estudiantes y académicos de la Facultad de Economía de la UNAM, exhortó a todos los intelectuales, artistas, académicos, sindicatos y organizaciones populares democráticas, a sumarse al movimiento por la libertad de “nuestros compañeros víctimas de gobiernos represores y corruptos.

“Ignacio del Valle” significa dignidad

Javier Hernández Alpízar

Ignacio del Valle es un individuo bajito, regordete, por ello mismo sus manos son anchas, gordas. ¿Saben por qué sus manos están acostumbradas a usar el machete? Porque es su herramienta de trabajo.Ignacio del Valle, su familia, su comunidad, su pueblo mestizo, descendiente de los nahuas texcocanos, herederos de uno de los poetas más altos de nuestra historia, el rey filósofo Netzahualcóyotl, el pueblo campesino y trabajador de San Salvador Atenco siembra maíz, en una tierra que le ganaron al salitre, que de árida han vuelto amiga.

La gente de Atenco es por lo general de complexión baja y ancha. Son rostros morenos, y los hemos visto enojados, en las fotos, en los videos de la gesta de 2001, cuando derrotaron a Fox, al priista grupo Atlacomulco y le metieron la primera zancadilla al Plan Puebla Panamá. Pero son rostros que saben sonreír dulcemente y compartir las tortillas, los frijoles, el arroz y la sal con sus compañeros.

El pueblo de Atenco es un pueblo de triunfadores. Cuando se enteraron del decreto expropiatorio, muchos estaban apabullados porque “con los ricos y el gobierno no se puede”. Solamente un grupito de locos, de Quijotes, les insistía. Es un misterio, a lo mejor escucharon las voces de sus muertos, y sintieron vergüenza y luego rabia, y empuñaron sus machetes, y salieron por miles, y derrotaron al “héroe” de los del “voto útil” (¿te acuerdas, Muñoz Ledo?). Derrotaron a los supuestamente invencibles.

Les mandaron a los militares que Ernesto Zedillo camufló de policías y destinó a ser quienes repriman a la población. Ya los había estrenado en la UNAM, ante la complacencia o la indiferencia de la “izquierda” clasemediera de la Ciudad de México, y con la complicidad del gobierno perredista del DF.Pero los de Atenco estaban dispuestos a morir por su tierra (quizá porque su raíz indígena les señala que la tierra es la madre, quizá porque les enterraron el cordón umbilical en ella). Tomaron pipas de gas, y tenían voluntarios (kamikazes y bonzos a un tiempo), dispuestos a volar con la pipa si los militares invadían su pueblo.

La familia del Valle se ganó el respeto, la autoridad, el liderazgo, ante el pueblo digno y bravo de Atenco porque ellos no se vendieron. Cuando el ala perredista comenzaba a dar muestras de querer negociar el movimiento arriba (como los líderes estudiantiles perredistas de la UNAM, por ejemplo) y a espaldas de la gente, los atenquenses dieron en los hechos el bastón de mando a Ignacio, y a su lado doña Trini, y América, casi una niña.

Después de derrotar a Fox, Ignacio del Valle no aprovechó su popularidad para agarrar candidatura, no se vendió a ningún partido, ni siquiera a la falsa izquierda partidaria. Por ello los partidos tomaron venganza contra su pueblo y contra él, los tres partidos que comparten el poder, que administran el neoliberalismo y juntos operan como contenedores del conflicto social: PAN, PRI y PRD.Hay algunos rasgos en común de los tres principales partidos, además de ser corruptos, represivos, mentirosos y traidores. El primero es que comparten las premisas del neoliberalismo, se arrodillan ante los empresarios, aunque algunos de ellos usen una falsa retórica “izquierdista” cuando están en campaña. Al estar en el poder, trabajan para Carlos Slim y para otros poderes más oscuros e invisibles.

Pero el rasgo más compartido por los partidos electoreros es su miedo y aversión a los movimientos sociales.Por ello, en su combate a los grupos indígenas, campesinos y populares actúan como los tres mosqueteros, uno para todos y todos para uno.Son especialmente enemigos de que la gente se organice sin su liderazgo, fuera de sus controles corporativos, sin pagarles derecho de piso ni sumarse a sus borregueríos electoreros.

Hay pocos movimientos populares con esas características, y a todos ellos, PAN, PRI y PRD los han reprimido con sus policías municipales, estatales, la PFP y comandos militares contrainsurgentes de alta escuela (algo así como grupos Swat, Rambos a la mexicana):

La represión en donde han estado más juntos los tres partidos políticos es contra de grupos como el Frente Popular Francisco Villa Independiente, en la ciudad de México y Estado de México, un grupo de masas con control territorial, parte del movimiento urbano popular El FPFV-I está fuertemente hermanado con estudiantes de diversas escuelas y universidades (siempre reprimidos por los tres partidos también), el pueblo de Atenco y es integrante de la Otra Campaña. Los excompañeros de FPFV que no siguieron la vía independiente y se colaron a los huesos perredistas en el gobierno del DF han mandado a los granaderos a golpear a sus propios excompañeros de lucha cuando se manifiestan. No es raro en el PRD.Contra la APPO, donde la represión militar ha sido seguida de un desgaste desde dentro. El PRD en el poder que pidió la represión (legisladores oaxaqueños, gobernadores perredistas en la Conago), pero algunas de sus bases estaban en la lucha, lo cual les dio entrada a que ahora intenten desmovilizar a la APPO, convirtiéndola en un movimiento electorero.

Contra el EZLN, los tres partidos rechazaron los Acuerdos de San Andrés, cerrando la puerta al diálogo, y luego han tenido ingerencia en la contrainsurgencia en Chiapas, el PAN desde el gobierno federal, el PRD con sus dos gobernadores chiapanecos Salazar Mendiguchía y Juan Sabines (ambos expriistas, pero eso en el PRD es lo normal) y con grupos paramilitares de militancia en el PRI, el PFCRN y el PRD. Más recientemente con candidatos perredistas que vienen de las estructuras de la contrainsurgencia paramilitar. La nota en La Jornada fue cabeceada: “Postula PRD a priistas que respaldan a paramilitares” (2 de mayo de 2007), la firma la corresponsal Angeles Mariscal. Entre los candidatos perredistas está Rafael Cevallos Cancino, a quien la PGR investigó por “formar, financiar y proteger al grupo paramilitar os Chinchulines”. Candidato por el PRD a la presidencia municipal de Simojovel es Uriel Estrada Martínez, a quien se le sigue “proceso penal por ejecución extrajudicial y tortura de campesinos en el municipio de Jaltenango, caso al que aún da seguimiento la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”. El candidato a alcalde de Villaflores es Mariano Rosales Zuarth, “quien amenazó de muerte a la periodista Concepción Villafuerte Blanco, según denunció ella misma a Reporteros Sin Fronteras”.

Votar los legisladores perredistas por la Ley Indígena espuria (Cevallos- Bartlett -Ortega) y luego aceptar en sus filas a paramilitares que venían del PFCRN y el PRI y poner candidatos que son fundadores de Los Chinchulines, es una línea muy clara de contrainsurgencia antizapatista del PRD realmente existente. De ello, los simpatizantes de AMLO o bien lo ignoran por desinformación o bien se enteran y lo ignoran porque “no quieren saber nada de ello”.

Así que no es extraño que la represión en Atenco el 3 y 4 de mayo de 2006 la pidieran y aplaudieran los gobernantes perredistas en el Estado de México.

El conflicto inició en el municipio de Texcoco, gobernado por el perredista Nazario Gutiérrez. Una docena de floristas reclamaban su derecho constitucional al trabajo, iban a vender flores el día de la Santa Cruz, el 3 de mayo. Como el gobierno municipal perredista y el estatal priista se negaban a dejarlos y ponían policías antimotines, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra los apoyó.

Llegaron a un acuerdo (grabado en video) donde el gobierno estatal dice que los dejará vender y no habrá policía. No obstante, la policía llegó a impedir que vendieran, agredió a los floristas y al FPDT, entre ellos a Ignacio, los cercó militarmente (los robocops antimotines son en realidad militares con el nombre de “policía”) en una casa.

En respuesta a esa agresión fueron los bloqueos carreteros. Ya desde la represión el día 3 de mayo hubo detenciones arbitrarias, torturas y las primeras violaciones. Mataron de un balazo a Francisco Javier Cortés Santiago.

Entonces, aprovechando que las televisoras estaban satanizando al pueblo de Atenco, el presidente municipal de Texcoco pidió la intervención de las fuerzas represivas federales para controlar a los “revoltosos”, con un lenguaje similar al que usó el Congreso de Oaxaca contra la APPO, también pidiendo la intervención federal por “trastorno interior”, con las firmas de los presidentes de las bancadas de todos los partidos, incluida la falsa izquierda de Convergencia y el PRD.

El día 4, mientras la PFP golpeaba salvajemente, torturaba, violaba mujeres en Atenco, en las prensas de La Jornada se imprimían sendas inserciones pagadas del gobierno perredista de Texcoco y de la bancada legislativa del PRD en el estado de México, apoyando al gobierno foxista por “aplicar la ley”El desalojo violento del gobierno de Ebrard al plantón de la APPO, meses después, no es más que la misma línea represiva. Cuando la Otra Campaña se movió los días 4 y 5 de mayo, la policía del gobierno de la Esperanza reprimió a los estudiantes en la ENAH y Joel Ortega declaraba a la prensa “son unos cuantos jóvenes activistas, tenemos sus nombres y fotografías, son los mismos que actuaron en el foro del agua”. Cuando escuché esas declaraciones del encargado de seguridad del gobierno perredista, recordé que en el mitin del IPN le habían acusado de promover y financiar a los porros que atacan a los estudiantes del Poli.

Así que la sentencia de 67 años contra Ignacio del Valle, y contra Felipe Alvarez y Héctor Galindo, tiene un claro mensaje. Es la venganza de la clase política contra quienes se organizan de manera autónoma e independiente de los partidos que el poder económico (el visible y el invisible) financian y controlan (remember a Ahumada).

Luis Hernández Navarro escribió en La Jornada un artículo sobre “Presos políticos y de conciencia”, y señaló: “Los partidos políticos que se reclaman de izquierda se han desentendido del asunto. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) ni siquiera se ha hecho cargo en serio de los militantes suyos que han perdido la libertad por participar en el movimiento contra Ulises Ruiz en Oaxaca. Algunos de sus dirigentes temen que la opinión pública los asocie con la violencia si defiende a los presos en serio.”

Pero se queda corto, los presos de conciencia y presos políticos de Atenco y de Oaxaca son responsabilidad de los tres partidos que pidieron y avalaron la represión de la PFP (como antes lo habían hecho en la UNAM, en 2000): PRI, PAN y PRD.Del PRI y el PAN es de esperarse, pero lo curioso del PRD es que no sólo deja abandonados a sus militantes y simpatizantes presos, sino que fueron sus gobiernos los que pidieron la fuerza policiaca para reprimirlos.Lo interesante es que ni la APPO de abajo ni el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra han sucumbido. Se están organizando, juntos.

Es muy factible una alianza entre los grupos agredidos por toda la clase política, por todos los gobiernos de todos los partidos, como la APPO, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, los Panchos Villas Independientes, el EZLN y la gente que ya no cree en votar para elegir qué color tiene la orden de aprensión o el llamado a que la PFP te golpee.

Y para todos ellos, el nombre de Ignacio del Valle es un símbolo. Algún día, cuando nadie se acuerde de los Ebrard, Peña Nieto, Ulises, Sabines, el nombre de Ignacio del Valle seguirá significando lo que hoy significa: Dignidad.

Podrían absolver a policía abusador

Israel Dávila

Toluca, Méx., 8 de mayo. La posibilidad de que sea absuelto Doroteo Blas Marcelo, el único policía estatal procesado por los ataques sexuales contra las mujeres detenidas en los operativos de Atenco del 3 y 4 de mayo de 2006, son amplias, ya que a nueve meses de que comenzó el juicio en el que se le acusa de actos libidinosos no se ha localizado a las mujeres que lo identificaron y acusaron.

José Castillo Ambriz, presidente del Poder Judicial del estado de México, señaló que si la víctima y la testigo que identificaron a Blas Marcelo como responsable de ataques sexuales no se presentan a ratificar su acusación, el proceso se cerrará y se dictará sentencia con los elementos que tiene el juez primero penal de Tenango, Tomás Santana Malvaez.

Blas Marcelo es el único policía procesado por los ataques sexuales de que fueron objeto 26 de las 47 detenidas en los operativos de Atenco, ya que las demás agraviadas no han podido identificar a sus agresores, por lo que no se ha fincado responsabilidad a más uniformados, indicó el procurador mexiquense, Abel Villicaña.

El proceso penal contra Blas Marcelo fue radicado en la causa 79/06 del juzgado primero de Tenango, después de que el juez libró una orden de aprehensión en su contra el pasado 14 de agosto.

Seis días después, el policía se presentó al juzgado con un amparo que impidió su detención. El 28 de agosto el juez consideró que existían elementos para enjuiciarlo y dictó auto de formal prisión, pero al tener protección de la justicia federal, Blas Marcelo enfrenta el proceso en libertad.

De acuerdo con José Castillo Ambriz, en nueve meses la parte acusadora, Ana María Velazco Rodríguez, y la testigo María Luisa González Gutiérrez, no han sido localizadas para que ratifiquen sus dichos.

"El juez está haciendo uso de las medidas de apremio para hacer comparecer a las personas relacionadas con los hechos, con la finalidad de que amplíen su declaración y haya careos, en caso de que esto resulte, pero hasta la fecha ha sido imposible su localización", explicó.

Castillo Ambriz indicó que si el uniformado demanda que se le procese y sentencie en un año, como señala la Constitución, el juez deberá cerrar la instrucción del juicio y emitir sentencia con los elementos que tenga a su alcance.

Excesiva” la sentencia para los líderes de Atenco: López Reyna

“Los delitos que pudieron haber cometido no ameritan una sentencia tan alta. En el Estado de México han sido aprehendidos secuestradores y no han recibido sentencias tan fuertes como la anunciada”, afirma.

México, DF.– La sentencia de 67 años de prisión a los principales líderes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra es excesiva, consideró la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Omeheira López Reyna.

“Los delitos que pudieron haber cometido no ameritan una sentencia tan alta. En el Estado de México han sido aprehendidos secuestradores y no han recibido sentencias tan fuertes como la anunciada”, apuntó.

La legisladora consideró que se debe revisar dicha sentencia y argumentó que existen irregularidades que están demostradas en las actuaciones de la autoridad estatal en el momento de las detenciones de los presuntos responsables de la violencia desatada en San Salvador Atenco.

Destacó que la Comisión de Derechos Humanos solicitó el pasado mes de abril una audiencia especial a la Comisión Especial de Magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con objeto de que atendieran directamente a los familiares de los presos que fueron afectados y en la cual acordaron mantener contacto a través de reuniones posteriores.

“Esta reunión fue con la intención de que la Comisión Especial de Magistrados tuviera la versión directa de las familias víctimas y pudiera emitir una resolución neutral del caso, nosotros como Comisión fuimos el intermediario”, recalcó.

La legisladora dejó entrever la posibilidad de conformar un grupo de trabajo para hacer una visita al Procurador y al Gobernador del Estado de México a fin de conocer la situación actual de las familias de las víctimas San Salvador Atenco.

López Reyna recordó que existe una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos que aún no ha sido aceptada por las autoridades a las que se emitió; afirmó que la Comisión estará pendiente de que la justicia se aplique de manera equitativa y que se resuelva de manera oportuna.

Cabe señalar que los acusados también enfrentan otro proceso jurídico por ataques a las vías de comunicación por los hechos de mayo de 2006.

El juzgador actuó por consigna: la defensa

Descarta que prospere la apelación, porque “el Poder Judicial es parcial”.
Almoloya de Juárez.- Bárbara Zamora, abogada defensora del líder atenquense Ignacio del Valle, calificó la sentencia contra el activista y dos de sus compañeros de “infamia”, y anunció que apelará de la resolución, aunque admitió que de antemano el asunto está perdido, porque el Poder Judicial mexiquense actúa por consigna.

Por su parte, el procurador general de justicia, Abel Villicaña Estrada, dijo que el Ministerio Público analiza la sentencia que impuso el juez para determinar si también apela, pues la representación social mexiquense había solicitado para los líderes sociales la pena máxima de 120 años (60 por cada acto de secuestro que se les imputa).

“Se trata de dos hechos diferentes que vamos a examinar si la penalidad es acorde con la situación. Tenemos cinco días para apelar. Vamos a examinar la sentencia para ver si encontramos debidamente fundada, motivada y razonada la penalidad”, puntualizó el procurador.

Zamora insistió en que no se acreditaron los secuestros, porque el ex subsecretario de Gobierno, Rosendo Rebolledo, no reconoció a Del Valle como uno de sus captores, sino la denuncia provino de un subalterno de éste.

Consideró que el juez no podía sentenciar “en paquete” y que debió individualizar las condenas, porque en todo caso no tuvieron la misma participación.

“Nunca existieron elementos ni hay pruebas que sustenten una sentencia tan exagerada y excesiva. La cantidad de años demuestra que actuaron por venganza y consigna, y la verdad tenemos pocas posibilidades de revertirlas con una apelación, porque el asunto seguiría dentro del mismo Poder Judicial”.

A pesar de su desconfianza hacia la justicia mexiquense, la abogada anunció que apelará de la sentencia de 67 años seis meses de prisión que recibió cada uno de los internos en el Altiplano.
Dijo que recurrirán a todo los recursos legales que tienen por lo que no descartó la posibilidad de buscar un amparo en la justicia federal.
Claudia Hidalgo

Apelan fallo por sentencias contra líderes de Atenco

La defensa de Ignacio del Valle, Héctor Galindo y Felipe Álvarez dijo que además tramitará un amparo para que el Poder Judicial de la Federación anule la condena de 67 años seis meses de prisión contra sus clientes
La defensa de Ignacio del Valle, Héctor Galindo y Felipe Álvarez apeló el fallo del juez Alfredo Blas Hernández que los sentencia a 67 años seis meses de prisión por los delitos de secuestro y secuestro equiparado contra seis funcionarios del gobierno mexiquense.

La abogada Bárbara Zamora López presentó ante el Juzgado 1 Penal de Toluca, con sede en el reclusorio de Santiaguito en Almoloya de Juárez, el expediente en el que reclama la inocencia de los tres para que sea revisado por el Tribunal Superior de Justicia del Estado de México (TSJEM).

En entrevista, la abogada defensora de los integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra señaló que además tramitará un amparo para que el Poder Judicial de la Federación anule la sentencia que calificó de "injusta" .

Aun cuando dijo que no tiene confianza absoluta en el proceder de los impartidores de justicia en la entidad, sostuvo que agotarán los procesos legales en el TSJEM, en el que estimó que los magistrados se lleven entre cuatro y cinco meses en revisar el recurso interpuesto.

Comentó que ha sido una práctica común de los miembros del Tribunal Superior de Justicia mexiquense actuar con "tortuguismo" en el proceso, lo que ha afectado seriamente a los ejidatarios de Atenco que son procesados.

Zamora López advirtió que una vez agotadas las instancias local y federal, en las que estima que no avanzará su petición de inocencia, se recurrirá a las internacionales como la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).